Uno de los productos que parece escasear y que ahora es más necesario que nunca son las mascarillas. Los cuerpos de salud y personas enfermas requieren de este producto para contener la expansión del brote y ante la falta del mismo, muchas marcas se han sumado ha una donación masiva de estos productos protectores. Huawei es uno de ellos.

A principios de este mes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) apuntaba que existía una preocupación “grande y creciente” sobre la escasez de suministros de equipos de protección personal sanitarios en donde las mascarillas guantes y respiradores destacaban.

En aquel momento, el organismo anticipaba que cada mes se necesitarían 89 millones de mascarillas médicas para la respuesta contra el coronavirus, 76 millones de guantes y 1,6 millones de gafas. En este contexto, se esperaba que los suministros de equipo de protección personal tuvieran que aumentar en 40 por ciento para enfrentar la demanda.

Con la rápida expansión del virus, es probable que estás cifras hayan incrementado de manera importante en menos de 30 días.

Las marcas responden y la política también

Empresas de todas las industrias buscaron sumarse para garantizar el abasto de estos importantes insumos.

Razer y Xiaomi fueron dos de las principales marcas que se sumaron a la ayuda por la rápida expansión del coronavirus, acción que fue seguida por Apple y Huawei, firmas que donaron miles de mascarillas en regiones como Estados Unidos y Europa.

No obstante, ahora la marca china propietaria de la familia Mate, ha anunciado que dejará de enviar mascarillas a diferentes países de la Unión Europea esto debido a una serie de declaraciones que Josep Borrell, político español que advirtió sobre los peligros y riesgos de lo que llamó “la política de la generosidad” que estaría poniendo en marcha China y sus marcas, en donde Huawei es uno de los máximos representantes.

En un artículo firmado por el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Común y Vicepresidente de la Comisión Europea, daba a entender que detrás de las acciones de ayuda y demás donaciones firmadas por marcas como Huawei, Xiaomi, Oppo o Alibaba podrían existir movimientos políticos que intentarían desestimar el papel de la Unión Europea y Estados Unidos como aliados.

Discurso entre líneas

Luego de indicar que a pesar de que la crisis generada por el COVID-19 no es una guerra, pero la situación tiene todo el carácter bélico debido a la movilización y asignación de recursos que demanda, el político español refirió que “China está lanzando enérgicamente el mensaje de que, a diferencia de los Estados Unidos, es un socio responsable y fiable. En la batalla del relato, también hemos visto intentos de desacreditar a la Unión Europea como tal y algunos casos en los que se ha estigmatizado a los europeos como si todos fueran portadores del virus”.

Adicional afirmó que “debemos ser conscientes de que existe un componente geopolítico que incluye la lucha por influir manipulando la interpretación de los acontecimientos y mediante la ‘política de la generosidad’. Armados con hechos, hemos de defender a Europa contra sus detractores”.

La acusación que se lee entrelíneas no gustó nada a la marca tecnológica china, misma que de inmediato reaccionó de la manera esperada.

Adiós donaciones

Tal y como lo reportan desde Euractiv, Huawei reaccionó indicando que podría fin a sus planes e iniciativas de ayuda enfocadas a Europa con el fin de deslindar a su marca de este tipo de acusaciones y evitar malos entendidos.

En lo dicho por la fuente citada, Huawei tomó una postra clara: “Este no es el tipo de narrativa con la que queremos asociarnos. (…)Para nosotros, (el programa de donación de mascarillas) nunca fue una campaña de relaciones públicas”.

Al momento de cerrar esta nota, ninguna otra firma china se ha pronunciado al respecto.

Aunque diversas regiones europeas se quedarán sin el apoyo entregado por Huawei, para la marca el movimiento se traduce en una medida de protección desde la óptica de branding y construcción de marca, si consideramos la distancia que los usuarios esperan que las firmas comerciales tengan con la política.

Así, un estudio firmado por 4A aseguraba que aunque el 67 por ciento de los responsables de mercadotecnia creen que los valores cambiantes están haciendo que las marcas se interesen más por la responsabilidad corporativa y el marketing basado en valores, el 58 por ciento de los consumidores no estaban de acuerdo en que las marcas involucrasen sus estrategias de mercadotecnia con temas políticos.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299