El Hotel Wythe, en Williamsburg, Brooklyn, es un exclusivo conjunto de 70 habitaciones en una de las zonas más movidas de la ciudad.

Gracias a la ayuda de Industrious, el Hotel Wythe logró acondicionar sus cuartos en espacios de trabajo.

Así es como la industria hotelera se adapta a la nueva normalidad. 

Fuerte, muy fuerte ha golpeado a la industria hotelera, y al turismo en general, la pandemia de coronavoris. En este texto ya hablábamos sobre cómo la baja de visitantes a nivel mundial en diversos destinos del mundo ha hecho que el turismo tenga números rojos y atraviese una de las peores crisis en su historia. Y lo siguiente es ejemplo de cómo los hoteles han tenido que reconvertirse para encontrar una utilidad en tiempos tan oscuros.

El Hotel Wythe, en Williamsburg, Brooklyn, es un exclusivo conjunto de 70 habitaciones en una de las zonas más movidas de la ciudad. Ante la escasa demanda de servicios de turistas, ha decidido convertir una parte de sus habitaciones en despachos de coworking. Así es como la industria hotelera se adapta a la nueva normalidad. 

Peter Lawrence, propietario del Hotel Wythe ya había reconvertido su hotel en otro propósito a ofrecer una gran parte de sus habitaciones a personal de salud de la ciudad en el punto más fuerte de la pandemia. Ahora, pensando en cómo seguir haciendo de su lugar algo útil, Lawrence ofrece las habitaciones como punto de trabajo para las personas que están haciendo home office y buscan un sitio confortable para seguir trabajando en condiciones seguras de higiene y seguridad.

A partir de 200 dólares al día, se puede rentar una de las 13 habitaciones reacondicionadas para servir de oficina puede ser ocupada hasta por cuatro personas. El sitio tiene todas las comodidades de un hotel: amplios espacios, servicio hasta la habitación-oficina y hasta permiten el acceso de mascotas. Todo para hacer del espacio un sitio funcional que siga atrayendo al público.

Gracias a la ayuda de Industrious, una empresa que se dedica a transformar espacios en oficinas temporales, el Hotel Wythe logró acondicionar sus cuartos en espacios de trabajo, una tendencia que cada vez podrá verse más en los siguientes meses mientras no sea del todo seguro volver a las oficinas y los despachos para millones de empleados a nivel mundial.

RELACIONADAS:

Estos son los planes que las personas tienen para sus vacaciones en los próximos meses

¿Tu marca está en el sector turismo? Esto puede hacer para que tus clientes regresen

Coworking, un término que tiene su historia

Bernie DeKoven inventó el término coworking 1999 para referirse al tipo de trabajo que se hacía en colaboración entre varias computadoras. Meses después nacido el primer espacio adaptado para funcionar como coworking: 42 West 24, que en la actualidad sigue funcionando.

Sin embargo, en 1995 ya había nacido un primer antecedente del coworking en Alemania con el C-Base en Berlín. Se trata de un sitio donde distintos profesionales acudían para trabajar y se conocían. Incluso intercambiaban información y conocimientos para trabajar de manera conjunta.

Pero fue hasta 2005 que el primer cpworking oficial abri´ño sus puertas. Ocurrido en la ciudad de San Francisco y fue una idea del del programador Brad Neuberg. Este espacio ofrecía ocho mesas que s podían ocupar dos días a la semana, internet gratuito, almuerzos compartidos, descansos para meditación, masajes y paseos en bicicleta. 

La historia del Hotel Wythe no es solo una muestra de la crisis que está viviendo la industria hotelera y del turismo en general. También es una historia de cómo el término coworking evoluciona y encuentra otros espacios para seguir vivo. Turismo y coworking fusionando ideas. ¿Quién hubiera creído que en algún momento actividades tan diferentes tuvieran tanto en común en estos años?

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299