3 pasos indispensables a seguir para crear historias de marca

Consejos útiles para desarrollar historias de marca
Imagen: Bigstock

En marketing y publicidad, las empresas quieren que la historia de una marca resuene con fuerza en todos los canales existentes. A través de todo el ruido que se forma, los clientes pueden regresar con una firma siempre que lo requieran, ya que saben que se adaptan a sus necesidades.

En la industria, constantemente se trabaja con la premisa del multi task. Sobre todo cuando se tienen que hacer labores de comercialización frente a un panorama digital que ha fragmentado el espacio y el desarrollo de este tipo de acciones. Por lo tanto, la historia es la conexión que se necesita para empezar a formalizar el sentido que debe seguir una marca.

Historias de marca: ¿Qué se puede decir y qué no?

La historia de una marca puede ser indispensable para influir en la acción de los consumidores, ya que es cada vez más importante para la conexión emocional con los clientes. Los equipos de marketing dedican un promedio de tres horas a la semana al análisis de datos con diferentes fuentes, sobre lo que hablan en torno a su marca.

Esto resulta útil para la verificación de problemas reales con el contenido. Entonces, encontrar las historias de marca a través de los canales y proporcionar valor de manera consistente es la clave para ganar la confianza y la lealtad del consumidor.

Mantener la promesa; el componente central 

Tener crecimiento a través del éxito es una práctica que muchas compañías tienen que materializar, por medio de la adopción de ciertas perspectivas enfocadas al éxito entre lo que ofrece una compañía y los consumidores, para eliminar errores corporativos.

Aunque a veces, una buena experiencia del cliente requiere romper el protocolo y hay estadísticas que lo demuestran, ya que los clientes leales valen hasta diez veces más que los que hacen una primera y única compra.

Contar historias que resuelvan el problema del consumidor trata de hacer coincidir la política empresarial de una marca con la posición del usuario y el viaje del comprador.

Narración en tres sencillos pasos:

1) Hacer una apelación emocional

Se tiene que conseguir un protagonista que no cometa errores al momento de explicar la situación de una firma, algo en lo que muchas marcas no pueden llegar a concretar de manera inmediata. Es un hecho que a los consumidores no les importa esa situación, lo que quieren saber es cómo los hará sentir y cómo un producto mejorará sus vidas.

2) Conocer al protagonista y resolver los problemas

Los consumidores quieren y esperan que las marcas los conozcan. Es más probable que la mayoría de los consumidores, de hecho el 75 por ciento de ellos, compre a un minorista que conozca su nombre o que recomiende productos según la compra o los datos de navegación que hizo en su página web.

3) Cada historia (de marca) también debe tener un final feliz

Cuando se trata de historias de marca, siempre hay un final feliz. Y al consumidor le gusta tener ese final feliz por adelantado. No debe haber lugar para el misterio. Ya nadie tiene tiempo para el discurso de ‘Clic en la imagen y te sorprenderás’. Todo es más instantáneo, por lo que puede ser un hecho fundamental expresar todos los beneficios de entrada.

La experiencia al cliente mejora con las historias

Hoy, atender áreas como la experiencia del cliente es básico en la industria. Estas palabras, “experiencia del cliente”, proporciona una experiencia personalizada, coherente y sin interrupciones en diferentes punto de contacto. Incluso se puede adaptar a segmentos como correos electrónicos, redes sociales y páginas web.

Ya que estas estrategias se presentan de manera consistente y vienen de una empresa en particular, los consumidores pueden sentirse especiales. Sin duda, se ha vuelto más difícil obtener el control de la experiencia del cliente. Los datos se almacenan en varias plataformas, lo que dificulta la construcción de una imagen clara del rendimiento en diferentes esfuerzos de marketing.

Saber dónde están los clientes más comprometidos, cuándo reaccionan y la manera en que responden al contenido requiere conocer diferentes estadísticas en cualquier canal de marketing. Otra forma de recuperar el control es hacer que los clientes se conviertan en embajadores de marca por medio del contenido, ya que funciona como una herramienta para cada departamento de una empresa.

El contenido genera conversaciones en cada etapa: desde los correos electrónicos de difusión iniciales hasta el fomento y el reenganchamiento; este tipo de acciones puede mantener las conversaciones de manera consistente y personalizada. Se trata de tener calidad y aprender a hacer las cosas bien.

Encontrar la historia de marca de una empresa no tiene otra necesidad más que subirse a nuevos canales donde se encuentren los consumidores. De esta manera, si eso implica el uso de redes sociales, producir más contenido o superar a la competencia por medio de la creación de contenido que aporte valor, y los clientes seguirán regresando, a pesar de las probabilidades.