Hackean pantalla táctil de robot de cocina para jugar (y descubren micrófono oculto)

hackeo robot de cocina
YouTube

La cadena de supermercados alemana Lidl, lanzó recientemente un robot de cocina llamado Monsieur Cuisine Connect, que ha resultado un gran éxito de ventas por su excelente precio, pero además ahora es noticia por el hackeo de su pantalla táctil para jugar en ella a Doom.

La acción llevada a cabo por dos usuarios franceses, ha sido posible gracias a que la pantalla táctil utiliza Android 6.0, una versión antigua de este sistema operativo.

Precisamente esta habría sido la forma en la que los ‘hackers’ lograsen acceder a la interfaz, a la que se sumó el desarrollo de un usuario alemán que permite utilizar la pantalla como tablet, para así poder activar el mencionado juego.

Además de este detalle, del que hay un video en YouTube, los autores del hackeo, han descubierto un micrófono oculto, que está desactivado. Una adición que los consumidores no conocían y que vuelve a levantar las alarmas sobre la seguridad y privacidad de los usuarios de este tipo de dispositivos.

Se trataría no de uno específico para su funcionamiento sino de un micrófono para una posible activación posterior.

Las ‘explicaciones’

En cuanto a la presencia del micrófono el director ejecutivo de marketing de Lidl en Francia, Michel Biero ha señalado que “se había previsto que el aparato pudiese controlarse con la voz y eventualmente vía Alexa. Dejamos ahí el micro, pero está totalmente inactivo y es imposible que lo activemos remotamente”.

Solo que si a esto se une la facilidad de ser hackeado tan fácilmente, gracias la versión de Android que no se actualiza desde octubre de 2017, por considerarse que no requería de mayores actualizaciones para su funcionamiento. Las alarmas se disparan.

Y es que si de riesgos potenciales se trata, usar una versión no actualizada no es un tema de necesidad de sofisticación para que funcione el dispositivo, sino de contar con mayor seguridad para evitar ciberataques que, efectivamente, puedan ser dañinos para los usuarios. Y todo por un robot de cocina…