Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Hablemos del Maridaje (Parte 1)

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
En el maridaje lo que nosotros buscamos, de forma simplista, es el evaluar que tan bien o mal un alimento se lleva con una bebida específica.
vinos

El día de hoy les quiero empezar a platicar sobre el concepto del maridaje. Este término es cada vez más común y busca referirse al “matrimonio” o unión que existe entre la comida y la bebida. Normalmente nos referimos al maridaje en términos de vino, pero la realidad es que se aplica para otras bebidas como las cervezas, destilados, jugos y hasta el agua simple.

En el maridaje lo que nosotros buscamos, de forma simplista, es el evaluar que tan bien o mal un alimento se lleva con una bebida específica. Este es un tema de percepción, el cual se ve afectado por las costumbres de cada persona y sus hábitos alimenticios, ya que algunas personas son más o menos sensibles a ciertos alimentos o ingredientes, lo cual afecta la percepción del maridaje.

Para llevar a cabo el maridaje, debemos de considerar que nuestra boca juega un factor clave ya que es donde la magia sucede. En la boca tanto el vino como la comida van a detonar los siguientes elementos de esta etapa gustativa: acidez, azúcar, alcohol, tanicidad, persistencia, textura. Todos estos elementos que se perciben en boca nos darán una idea del maridaje que la comida y la bebida generan en conjunto.

Tipos de Maridaje

En cuanto a los tipos de maridaje, principalmente son dos, pero existen otros no tan comunes. Voy a explicar los tipos de maridaje tomando como ejemplo los vinos, aunque aplica para otras bebidas:

Maridaje de línea o de acompañamiento: en este tipo de maridaje se podría decir que el vino y el alimento van de la mano, en otras palabras, en la boca no hay una predominancia de uno contra el otro, digamos que ambos alimentos se acompañan de forma ideal. En este tipo de maridaje se le da prioridad al platillo sobre el vino.

Maridaje de contraste: en este tipo de maridajes lo que se busca es que se perciban los polos opuestos en la boca, por ejemplo: salado con dulce, graso con astringente, texturas gelatinosas, etc. En este tipo de maridaje se da prioridad al vino sobre el platillo. Este tipo de maridaje es más subjetivo.

Maridaje natural: este tipo de maridaje aplica un poco más a la cocina en donde buscas que empaten los usos y costumbres de una misma región, como sería el cocinar con ingredientes únicamente de Oaxaca o bien de ciertas regiones específicas.

Maridaje emocional: este tipo de maridaje es muy subjetivo, pero probablemente es el que la mayoría de nosotros recordamos tanto positiva como negativamente y esto tiene que ver con la situación y el estado anímico con el cual se consume algún vino o bebida. Este tema es altamente debatible, pero muchas veces recordamos un vino como muy bueno porque probablemente lo consumimos en algún momento de celebración o mucha alegría, así como podemos recordar algún vino como malo, si la situación en la cual lo consumimos no era del todo favorable emocionalmente hablando.

La semana entrante les platicaré sobre cómo construir este maridaje ideal que todos buscamos, conocer los enemigos del vino, elementos puente, etc.

Salud!!

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados