Hablar en público: ¿Cómo emular la confianza que tienen los líderes comerciales?

Recomendaciones para la implementación de un programa de referencias
Imagen: Bigstock

• Las habilidades para hablar en público y la confianza que conlleva son elementos altamente rentables en los negocios.

• El 50 por ciento de personas juzga el tono y significado de los mensajes que recibe.

• Lee: 4 lecciones de liderazgo que se pueden aprender de Disney y Pixar

Las habilidades para hablar en público y la confianza que conlleva son elementos altamente rentables en los negocios. Desde las acciones del CEO de una compañía, hasta los candidatos para un puesto de trabajo, resulta vital que la confianza empresarial no se límite a las proyecciones y ganancias, sino también en la forma en que se presenta a la empresa ante los demás.

Y el mismo hecho en cuestión se puede trasladar a las interacciones comerciales. Si estamos viendo a alguien pronunciar un discurso en un evento, o entrevistar a un candidato para un puesto de trabajo, la forma en que esa persona antepone sus habilidades de comunicación es lo primero que llega a resaltar.

Según una encuesta realizada por la consultora digital Polly , las compañías tienen un promedio de 61 reuniones al mes. El problema es que no funcionan mucho, ya que 73 por ciento de colaboradores no les ven mucha importancia, incluso el 39 por ciento de ellos llega a dormirse en las mismas. De ahí la importancia de impactar al hablar.

Sí, aunque sea un tema “menor”, proyectar una apariencia exterior segura debería importar a los gerentes de todo tipo de negocios, tanto grandes así como los pequeños. Después de todo, los seres humanos son criaturas visuales, por lo que resulta fundamental el hecho de resaltar la comunicación de manera adecuada, más aún cuando se busca llamar la atención en determinado sector comercial.

De acuerdo con la Asociación Americana de Psicología, el 50 por ciento de personas juzga el tono y significado de los mensajes que recibe, con relación a lo que el emisor quiere transmitir. Aunque en estos momentos la actividad digital tiene mayor injerencia, el lenguaje corporal todavía tiene mucha importancia en la percepción personal que hay entre líderes.

Cuatro movimientos que utilizan algunos de los mejores líderes del mundo.

• Abraza a la audiencia/Steve Jobs, CEO y fundador de Apple.

Steve Jobs era uno de los mejores speakers en el mundo. Cada año, durante las famosas Keynote de Apple, se lanzaba al ruedo para presentar sus innovaciones en un evento que tiene a los ojos del mundo entero frente a sí. El manejo que tenía Jobs sobre la audiencia era vital para no tener problemas. ¿La clave? Gesticular hacia el destinatario de su conversación, buscando interacción con él, sobre lo que presentaba y lo que estaba diciendo.

La lección que se puede aprender es clara: el contacto visual directo con el público hace que la dirección parezca más atractiva, por lo que hacer estos movimientos asertivos resulta en una menor probabilidad que parezca inestable si alguien está nervioso.

• No pierdas de vista tu muletilla/Tony Robbins, Coaching de vida

Todos tenemos una muletilla. Sin embargo, utilizarla demasiado puede ser un movimiento que no solo te hará parecer emocionalmente comprometido con lo que estás diciendo. Lo mejor es tener un método probado para calmar la ansiedad, tal como mirar a otra dirección o tomar algunos segundos. Esto puede usarse como una forma de sentirse más seguro si se siente ansioso.

• Mantenga sus manos donde podamos verlas/Bill Gates, Microsoft.

Tener las manos abiertas para la audiencia significa compromiso. Si están expuestos, también es más probable que se sientan más relajados, lo que te hará parecer seguro y cómodo.

Después de todo, estar al tanto de lo que hacen las manos también significa que se pueden usar como herramienta para representar los puntos que desea hacer.

• Apóyate en tu audiencia/Sheryl Sandberg, directora operativa de Facebook y CEO Leanin.org

Si bien evitas ponerte demasiado de cerca de la audiencia, ser más personal en situaciones más íntimas, inclinar la cabeza, los hombros y los brazos hacia el público al que te diriges, muestra que te sientes cómodo con la situación y que tienes cosas de las que te emociona hablar.