No es nuevo referir que la industria automotriz es una de las más golpeadas por la crisis derivada del coronavirus, decenas de plantas fueron cerradas temporalmente desde enero en China a raíz del brote, algo que se hizo extensivo a todo el planeta a medida que avanzó la pandemia. Pero, a medida que el virus cede, las marcas anuncian sus planes para encender motores, la más reciente es General Motors.

Ciertamente la gigante de Detroit no pasa su mejor momento, y sus resultados financieros así lo reflejan. No obstante, además de mantenerse como una de las empresas que colabora con el gobierno de Estados Unidos para mitigar al COVID-19, también da señales de resistir la crisis.

La fecha de arranque

Este miércoles, General Motors dio a conocer sus resultados financieros del primer trimestre de 2020, pero antes de dar los números, vale la pena destacar un par de datos que demuestran los planes de la compañía para superar la emergencia sanitaria.

Primero, la fabricante de automóviles y dueña de marcas como Chevrolet, GMC, Buick y Cadillac dijo que planea reiniciar la mayor parte de su producción en Estados Unidos y Canadá a partir del 18 de mayo.

De acuerdo con GM, esto lo harán bajo amplias medidas de seguridad y tras haber mantenido una comunicación cercana tanto las autoriddes estadounidenses, como con los sindicatos de trabajadores, al tiempo que enfatizó que sus protocolos cumplen con las pautas de los CDC (Centers for Disease Control and Prevention) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El segundo dato, no fue proporcionado por en el reporte financiero, pero de acuerdo con información de Bloomberg, la compañía está en negociaciones con diversos bancos con el objetivo de recaudar un préstamo por 2 mil millones de dólares y, con ello, lograr incrementar su liquidez para resistir la baja de la demanda de los consumidores y los efectos en el mercado a causa del coronavirus.

Con base en lo expuesto, General Motors busca seguir los pasos de firmas como Hyundai y KIA que recientemente también anunciaron la reactivación de sus plantas en Estados Unidos, o como Toyota, Volkswagen y Renault, entre otras automotrices que hicieron lo propio hace unas semanas en Europa. El plan de la estadounidense, es ofrecer seguridad a sus trabajadores, un mensaje que pretende extenderse hacia el exterior para proyectar confianza en el consumidor, al tiempo que busca capital que le permita operar el tiempo suficiente en lo que el consumo se reactiva.

Los números de GM

Lo anterior, tiene sentido al observar sus resultados financieros. La automotriz indicó que entre enero y marzo obtuvo ingresos por 32 mil 709 millones de dólares, un 6 por ciento menos respecto al mismo periodo pero del año pasado.

Pese a que el dato no luce nada mal, ciertamente GM indicó que no recibe ingresos desde principios de marzo, por lo que anticipó que el mayor impacto por el coronavirus se resentirá en el segundo trimestre.

Aunado a ello, informó que sus ganancias netas ascendieron a 294 millones de dólares, un 86. 7 por ciento menos respecto al primer trimestre de 2019, cuando reportó 2 mil 200 millones.

Creemos que estamos bien posicionados para manejar esto porque hemos tomado medidas rápidas para preservar la liquidez”, dijo la CFO de General Motors, Dhivya Suryadevara, en la conferencia de resultados.

En ese sentido, el plan anunciado por la compañía, sumado con el reporte del préstamo y que se revelara que cuentan con una liquidez de 33 mil 400 millones de dólares para enfrentar la crisis, parece que han dejado convencidos a los inversionistas.

Las acciones de GM ganaban más de 6 por ciento la mañana del jueves en el índice NYSE de la bolsa de valores de Nueva York, para que su valor de capitalización supere los 32 mil millones de dólares.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299