Uno de los grandes problemas que han enfrentado las compañías tecnológicas que ofrecen servicios digitales es el de la propagación de contenidos de odio racial, sexual o religiosa en las redes sociales y otras plataformas; Google, YouTube, Facebook, y Twitter, lo han padecido.

Tras diversas crisis y cuestionamientos por autoridades de varios países, la respuesta de las firmas ha sido invertir recursos humanos, técnicos y económicos al combate de este tipo de publicaciones, sin embargo, parece que ha sido insuficiente.

Al menos para Francia, donde esta semana se aprobó una nueva ley para tratar de reducir la publicación de contenido ilícito y reducir el discurso del odio en el mundo digital, la cual establece un marco jurídico que exige a las empresas a tomar acciones más enérgicas.

En ese sentido, se exige que empresas como Google, Facebook, Twitter, YouTube, Instagram y Snapchat deberán eliminar contenido relacionado con la pedofilia o el terrorismo en un plazo de una hora para no recibir una multa considerable.

Las personas pensarán dos veces antes de cruzar la línea roja si saben que existe una alta probabilidad de que se les exija rendir cuentas“, dijo la ministra de Justicia, Nicole Belloubet, citada por Reuters.

De acuerdo con la nueva ley, que entrará en vigor el primero de julio, el incumplimiento puede derivar en multas de hasta 1,25 millones de euros (o 1,36 millones dólares) establecidas por las autoridades, o de hasta el 4 por ciento de sus ingresos globales violaciones reincidentes que sean consideradas graves.

Al respecto, el ministro junior de Francia para Asuntos Digitales, citado por The Wall Street Journal, señaló que: “Ya no podemos permitirnos depender de la buena voluntad de las plataformas y sus promesas voluntarias”.

Podría convertirse en tendencia

Ciertamente todas las firmas referidas; Google, YouTube, Facebook, Twitter, Instagram y Snapchat han emprendido múltiples acciones para mitigar la propagación de este tipo de contenido.

En ese sentido, un reporte de CNet refiere que las compañías están dispuestas a seguir colaborando. Audrey Herblin-Stoop, directora de política pública de Twitter para Francia, dijo que la compañía ha trabajado estrechamente con el gobierno francés como parte de su compromiso para hacer de internet un lugar más seguro; por su parte, un portavoz de Facebook dijo que luchar contra el odio en línea ha sido una prioridad para la compañía durante muchos años.

No obstante parece que para los gobiernos esto no es suficiente, en Alemania ya existe un precedente de una ley de estas características, aprobada por el gobierno en 2017 y, de acuerdo con medios europeos, en Reino Unido se está trabajando en su propia legislación, por lo que, de dar resultados en Francia, no sorprendería que se comience a replicar en otros países, basta con recordar lo que sucedió con la tasa Google.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299