Forever 21, uno de los fundadores del fast fashion, se declaró en bancarrota

Forever 21 se declaró en bancarrota y planea abandonar prácticamente todas sus tiendas en Asia y Europa. Aunque también cerrará ubicaciones, continuará operando en México y América latina y no se irá de ningún mercado importante en los Estados Unidos.

  • Un informe del Wall Street Journal aseguraba a comienzos de septiembre que Forever 21 se declararía en bancarrota el 15 de ese mes

  • La marca dijo que los informes eran “inexactos” y que no planeaba la quiebra

  • Finalmente, 20 días después, se confirmó lo anticipado: cerrará tiendas en casi todo el mundo

Forever 21, el minorista de ropa especialista en la mercadotecnia del fast fashion, confirmó este domingo, poco más de dos semanas después de haberlo negado, que solicitará la protección por bancarrota del llamado “Capítulo 11”.

Se une así a la lista sin fin que enfrenta el sector, incluidos Barneys & Mattress Firm, Sears y tantas otras que han apelado la ayuda de protección por bancarrota para reducir el impacto.

El apocalipsis retail está en pleno desarrollo en buena parte del mundo (especialmente Estados Unidos y Europa) debido al auge del comercio online (con Amazon como principal jugador) y del cambio en las tendencias de compra de los consumidores. 

Todos los meses de 2019 hubo quiebras y anuncios de cierre de puntos de venta.

Forever 21 confirmó en un comunicado que planea salir de la mayoría de sus ubicaciones en Asia y Europa, pero que aunque cerraría tiendas, continuará operando en México y América latina. También dijo que el cierre de sucursales no significa salir de ningún mercado importante en los Estados Unidos.

La compañía dijo que solicitó la aprobación para cerrar hasta 178 tiendas estadounidenses.

Forever 21, con sede en Los Ángeles, se fundó en 1984. El minorista fue uno de los “fundadores” del fast fashion al ofrecer nuevos estilos de ropa de mediana calidad a precios baratos.

Sin embargo, en los últimos años, la moda sostenible se ha popularizado entre las generaciones más jóvenes está golpeando el mercado. Es gente que se está centrando cada vez más en el impacto de las prendas que compran en el medio ambiente.

Desde junio de 2017, las acciones de Inditex, matriz de Zara, han caído un 27%, mientras que las de H&M perdieron un 23%.

Las marcas que venden ropa medioambientalmente sostenible, como Reformation, están creciendo.

También aumentan las ventas de los sitios web de segunda mano, como The Real Real, que han explotado en popularidad en los Estados Unidos, dice CNBC.

Para 2028, según GlobalData, se espera que el mercado de la moda usada en los Estados Unidos alcance los US$ 64 mil millones, mientras que el de la moda rápida llegaría a los US$ 44 mil millones.

Forever 21: crónica de una muerte anunciada

Forever 21 opera más de 800 tiendas en los Estados Unidos, Europa, Asia y América Latina.

Según Fortune, una declaración de quiebra ayudaría a la empresa a deshacerse de las tiendas no rentables y recapitalizar el negocio.

zara
Imagen de Bigstock

Zara, H&M y Forever 21, entre otras, basan su estrategia en rotar rápidamente sus prendas.

La idea es crear la necesidad, fabricar la indumentaria, venderla y a los pocos meses ofertarlas a precios de remate. ¿Para qué? Para volver a generar la necesidad y así en un círculo virtuoso sin fin. Eso es el fast fashion.


SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299