FIFA actualizó su ranking y dejó mal paradas a grandes selecciones nacionales

Alemania y Argentina registraron abruptas caídas en el listado de la FIFA, lo que genera una sensación de desprestigio en los aficionados, al tiempo que impacta también de manera directa a sus patrocinadores

Finalizada la Copa del Mundo de Rusia 2018, la FIFA actualizó su listado de selecciones nacionales afiliadas al ente organizador, donde hubo grandes sorpresas, en pocos casos positivas, al tiempo que grandes selecciones nacionales cayeron súbitamente en el ranking.

La actual campeona del mundo, Francia, lidera el ranking por primera vez desde 2002, de acuerdo con la FIFA, el equipo galo subió seis puestos en relación a la última actualización (previo al Mundial); por su parte, Bélgica se posiciona en segundo lugar, producto de su buena participación en la justa; Brasil, a pesar de ser eliminada en cuartos de final, se posicionó en tercer lugar, por lo que se trata de la selección decepción de la Copa del Mundo que menos impacto sufrió.

Por su parte, Croacia, finalista del certamen, registró una significativamente alza al subir 16 posiciones y sembrarse en el cuarto escaño; Uruguay finaliza el top 5 y es la segunda selección del continente que forma parte de las 10 selecciones nacionales.

Inglaterra, Portugal, Suiza, España y Dinamarca completan el top 10; al tiempo que Rusia, el país sede del último Mundial, avanzó 21 posiciones al colocarse en el puesto 49.

A su vez, los combinados nacionales que sufrieron impactos negativos en su reputación fueron Argentina, quien salió del top 10 al caer al sitio once, seis lugares por abajo del último ranking. En el caso de Alemania, su descenso de 16 puestos significó que la escuadra teutona situarse en el lugar 15 del ranking, un lugar arriba de México.

Otra de las grandes potencias del futbol mundial, Italia, que no clasificó a la Copa del Mundo se encuentra en el escaño 22; Chile, otra selección que no participó en el torneo ocupa el lugar 12.

Perder o ganar reputación en el caso de las selecciones nacionales significa dinero, y es que estar colocado en un sitio más elevado genera un valor al momento de pactar partidos amistosos. Al tiempo que favorece los acuerdos comerciales e incrementa incluso la reputación de las marcas relacionadas con el equipo.

Mientras que, en el caso contrario, caer en el ranking de la FIFA, da una sensación de desprestigio en los seguidores de los combinados nacionales, alimenta la crítica por parte de la prensa y tensa los procesos deportivos así como las decisiones en torno a las mismas.