Los abrazos de la presidenta de Croacia se robaron la atención de la entrega de la Copa del Mundo

Imagen de Twitter @DonFutbol

La ceremonia de entrega de reconocimientos así como el trofeo de la Copa del Mundo de Rusia 2018 resultó fuera de lo común derivado de una serie de eventos que generaron en que la misma fuera atípica. En inicio de circunstancias, la demora para que la comitiva diplomática llegara al terreno de juego apagó un poco el furor del graderio.

No obstante, una vez empezó la ceremonia, el personaje que acaparó todas las atenciones fue Kolinda Grabar-Kitarović, presidenta de Croacia, quien saludó de manera efusiva a cada uno de los jugadores que saludó, tanto de su selección como del equipo rival. Este acto desató la conversación tanto en medios como en redes sociales.

Desde la previa, el fervor de la ejecutiva del país europeo había sido manifestado en sus redes sociales, donde incluso regalo jerseys personalizados a diferentes mandatarios durante una reunión de la OTAN. De igual forma, en los partidos de su selección rompió el protócolo de vestimenta al utilizar la camiseta de su selección.

Asimismo, se dio a conocer que en lo que duró la estancia de Grabar-Kitarović en el certamen, no percibió sueldo como mandataria, algo que también fue aplaudido por los internautas.

El mensaje de humildad que la gente percibió tras los abrazos e incluso beso al máximo trofeo generan en el imaginario colectivo una sensación de aprobación y gusto por la mandataria y no solo ello, por su población, ya que al ser la principal cara de un país, la visión va de lo particular en lo general.