Eventos para perros: ¡auge mundial!

Alrededor del mundo, cada vez es más común que los perros acompañen a los humanos a todos los lugares. Muchas industrias como la hotelera y restaurantera, se han sumado a esta ola de convivencia entre las personas y sus perros; su aparición en algunas campañas publicitarias también es una exitosa realidad.

Para sorpresa de varios, un sitio web dedicado a noticias sobre animales, junto con una empresa de electrónica de consumo, tecnología, finanzas, aseguradoras, construcción, biotecnología, entre otros, organizaron en Nueva York un evento exclusivo para que los perros y sus dueños convivieran y se divirtieran.

Más de mil 400 cachorros se dieron cita con sus dueños para pasar un día diferente y muy divertido. La organización del evento tomó 3 meses, logrando una ejecución perfecta con entrenadores, activaciones y espacios exclusivos para cada una de las necesidades básicas de humanos y perros.

En México, a pesar de que cada vez son más los recintos pet friendly, la presencia de los perros en los eventos corporativos no es algo que los clientes soliciten. En mi opinión, lo considero retador e interesante.

Hacer un evento en el que los perros puedan acompañar a sus dueños, requeriría de negociaciones con todos los involucrados, especialmente, con el venue, ya que este tipo de reunión demandaría espacios especiales para las necesidades de los animales y las normas de higiene y seguridad de las personas. Me atrevo a aseverar que en eventos B2C lo considero factible.

Desde hace algunos años, visitando algunas agencias de publicidad, he notado que tienen a un perro como mascota; todo el tiempo pasea por el lugar y los colaboradores parecen entusiasmados y encariñados. Cada vez será más común acudir a espacios, incluso de negocios, en los que haya perros.

Crear un evento con perros en México sería innovador, rompería paradigmas, creo que la audiencia sería mayor sólo por la expectativa. Sin duda, habría mucha emoción e ilusión; incluso, creo que se generaría más y mejor relacionamiento entre las personas que forman parte de la experiencia. Los contras serían el ruido de los ladridos, el olor, las posibles alergias que desatan en ciertas personas, y el control de su comportamiento e instintos; por otro lado, existe más posibilidad de distracción por parte de la audiencia humana; es por eso que no visualizo a los perros en eventos B2B.

En Europa, desde el año pasado se promueve la iniciativa Pets at Work Alliance que busca que, antes de 2020, haya al menos 200 empresas en dicho continente con las puertas abiertas a las mascotas. En mi opinión, en México aún estamos lejos de esa realidad; sin embargo, creo que dentro de poco se organizarán los primeros eventos en los que la presencia de perros sea algo normal, al igual que lo hemos visto suceder en diversos restaurantes, tiendas e incluso hoteles de nuestro país. ¿Qué opinas?