Estrategia digital: mejores prácticas para optimizar resultados

Cada vez son más las empresas que reducen su presupuesto de publicidad tradicional e incrementan sus esfuerzos de marketing digital, por lo que contar con una estrategia digital eficaz es más importante para lograr que los esfuerzos realizados prosperen y el dinero invertido sea aprovechado.

También, es bien sabido que cualquier negocio en la actualidad, no solo necesita una simple presencia en línea, sino que cada vez son más las empresas que buscan optimizar y explotar la misma para impulsar más y mejor su negocio. Así que, con tanta competencia haciendo esfuerzos en el plano digital, es indispensable trazar adecuadamente un plan e implementarlo de manera efectiva para ser más relevante que la competencia, mientras se destaca mejor en las plataformas adecuadas.

La creación de una estrategia digital es el punto de partida para determinar y formalizar acciones, inversiones y escenarios futuros, delineando detalladamente los pasos a seguir en los medios digitales, de acuerdo con factores clave tales como mercado, rendimiento de la marca en períodos anteriores, competencia, análisis SWOT, recursos, presupuesto, etc., con la finalidad de construir y llevar a cabo los objetivos en línea de tu negocio.

A continuación, menciono las 6 prácticas que considero más efectivas para desarrollar, implementar y optimizar una estrategia digital:

1. Alinear metas y objetivos
Antes de comenzar con cualquier cosa, se debe saber a dónde se quiere legar. Si bien el objetivo de cada empresa es ser rentable, hay que profundizar más para definir los objetivos de marketing digital.
Una vez que se identifican los objetivos y metas con los que te quieres “alinear”, se puede desarrollar la estrategia digital y, a su vez, establecer las metas y acciones que se llevarán a cabo mediante la estrategia digital, las cuales pueden ir desde aumentar las ventas en línea en un 25%, hasta implementar 100 acciones en redes sociales o aumentar la lista de suscripción de e-mails en 500.

2. Definir los canales clave
La comercialización omnicanal puede ser efectiva en algunos casos. Sin embargo, la realidad es que hay pocas empresas que realmente necesitan utilizar todos los canales de marketing digital. Definir los canales clave consiste en eliminar lo que no es necesario para los objetivos de la empresa y centrarse en la audiencia que queremos y los canales que utilizan. Enfocarte en tus canales clave te permitirá llegar a tu público objetivo de manera más eficiente y reducir cualquier gasto innecesario.

3. Desarrollar una estrategia de contenido
Cada vez hay más marcas que incrementan su gasto en marketing de contenidos. Ya sea en correos electrónicos, publicaciones en redes sociales, blogs o contenido visual, el contenido es de lo que se construye Internet. Por lo tanto, su contenido debe ser la fuerza motriz de su estrategia digital para que sea efectiva.

El tema, es que lo que abunda (y sobra) en internet es precisamente contenido. Hacer un contenido realmente relevante y auténtico es lo que hará que esta estrategia sea fructífera. Al desarrollar tu estrategia de contenido, hay que identificar los deseos y necesidades de la audiencia. Hay que asegurarse de que el contenido que desarrolles sea útil ya que las personas comparten lo que les resulta interesante. Y cuanto más compartan, mejor funcionará esta práctica.

4. Crear y respetar un calendario
Una vez que tengas el contenido, toca crear un calendario o una línea de tiempo para mantener la coherencia. Es probable que uses más de un canal de marketing y tengas que administrar múltiples piezas de contenido, así que deja que este calendario actúe como el sustento de tu estrategia digital. Incluya detalles como formatos de contenido, fechas límite, puntos de referencia, entregables y canales en su calendario. Mantener todo en un solo lugar ayudará a simplificar el proceso a medida que aumenta su carga de trabajo.

5. Implementación
Ahora que la planificación está lista, llega lo más importante; la implementación. Planificar y pensar que las cosas “van a funcionar” no es lo mismo que llevarlo a cabo y hacer que resulten. Para implementar hay que observar con una mentalidad realista todo lo que se ha desarrollado y evaluarlo objetivamente en función de los objetivos de negocio. Asegúrate de tener suficientes recursos, dinero y tiempo para ejecutar correctamente los elementos en tu estrategia digital. Si crees que no estás completamente preparado al momento de evaluar, es válido recomponer la estratega y desarrollar algo que si puedas llevar a cabo adecuadamente.

6. Monitorear y medir
La verdadera forma en la que puedes saber que las cosas funcionan es a través de monitorear y medir los resultados de tu estrategia digital. Dado que prácticamente todas las plataformas principales tienen su propia forma de análisis, acceder a esta información es fácil. Lo que es más complejo es medir e interpretar la información relevante. Medir y monitorear también consiste en determinar qué fue exitoso y qué no. En la medida en la que te sensibilices con qué funciona y qué no podrás optimizar aún más tus futuros esfuerzos digitales. En exsora me he topado en muchas ocasiones con estrategias que los clientes implementan y juran que están funcionando de maravilla (porque fue su idea) y, a la hora de monitorear y medir los resultados dicen lo contrario.

Estas son las seis prácticas simples que puedes seguir para desarrollar e implementar una estrategia digital en tu negocio de forma fácil y eficaz. ¿Conoces alguna otra que consideras importante? ¿Cómo alineas los objetivos de tu negocio en tu estrategia digital? Te invito a que me sigas leyendo en este espacio y me sigas en Twitter en @carlosluer. ¡Recuerda dejarme tus comentarios! Nos seguimos leyendo por aquí.