El branding es una estrategia que ha ido mejorando por décadas, gracias a que las prácticas de las marcas y la demanda de los consumidores así lo han ido marcando, estableciendo con ello oportunidades que hacen de esta estrategia relevante.

Para entender el impacto que ha logrado el branding hay una tarea definitiva que es la de ubicar perfectamente al nicho de consumidores y con base en sus necesidades, respuesta al producto/servicio y experiencia que demandan, mejorar la estrategia.

Una manera de aterrizar estos principios a las plataformas digitales es posible con obras como DIGITAL BRANDING: Guía completa: estrategias, tácticas, herramientas y medición.

Daniel Rowles es el responsable de esta nutrida obra, en la que a lo largo de 16 capítulos logra explicar el branding digital en perspectiva, la propuesta de valor en esta materia, el marketing multicanal, de contenidos y el journey del usuario.

Otro de los temas a desarrollar es la autenticidad, el manejo adecuado de redes sociales, su integración en las actividades actuales, así como la optimización de la búsqueda, la perspectiva adecuada para explotar la tecnología móvil y los objetivos de la publicidad; el uso del e-mail marketing, así como la integración transmedia y la medición del branding digital a través de indicadores, analítica y la importancia de hacer preguntas.

El desempeño de las marcas de manera digital se ha abierto cada vez más a través de herramientas que ayudan a que este desempeño sea adecuado, pero sobre todo se ha logrado integrar cada vez más una línea de trabajo, que ha sido fundamental para lograr el desarrollo adecuado de la marca.

branding digital