Oryzon, cambió su sede de Cataluña a Madrid, logrando aumentar el valor bursátil de su compañía en un 27 por ciento, según reportes de la prensa especializada.

Oryzon es considerada como una de las principales compañías de biotecnología de España y su cambio ocurre en un momento en que Cataluña ha protagonizado tendencias tras anunciar sus intentos de independencia de España, que han provocado todo un fenómeno internacional y local.

Este tipo de acciones demuestran la importancia del contexto para las marcas, sobre todo en el sector bursatil, donde el entorno y las acciones que ocurren en él, determinan la actuación de una marca, capacidad que se determina en función del valor de marca y el equipo de trabajo que determina el éxito de estas compañías o su fracaso.

El mercado corporativo es uno de los más apasionantes por la actividad que día con día se genera al interior de las grandes empresas y marcas activas en el mercado de valores.

Tan relevante es el mercado corporativo, que se ha manifestado a través de importantes acciones de publicidad y marketing, que algunas de ellas valen la pena ser recordadas.

La primera de ellas es la estatua de la “The Fearless Girl” (Niña sin Miedo) que McCann Nueva York instaló en la ciudad de los rascacielos, frente al reconocido “Toro de Wall Street”.

La escultura fue realizada por Kristen Visbal y las fotografías son de Federica Valabrega. El aspecto impetuoso de la niña está en armonía con el propio toro, que fue instalado sin el permiso del artista Arturo Di Modica en 1989. Fue un símbolo de la fuerza y del poder de los estadounidenses después de la caída de Wall Street en 1987. Los vecinos se enamoraron de él y la ciudad permitió que se quedara.

Otra acción de marketing que vale la pena señalar es el campaneo que provocan las marcas cuando comienzan a listar en la Bolsa de Nueva York, ese momento se ha convertido en importantes estrategias de promoción de marcas como King, cuando llegaron al mercado bursátil o incluso cuando la propia Sarah Jessica Parker, en su papel de Carrie Bradshaw, utilizó esta tradición en uno de sus episodios de la popular serie de Sex and the City.