España, una historia sin fin. Continúan sin Presidente

La definición más clásica del cabildeo es la de negociar con habilidad para obtener un acuerdo con un resultado de GANAR- GANAR.

Los más habilidosos cabilderos del mundo se están preguntando ¿que está pasando en España? en donde, precisamente por falta del lobbying, de acuerdos ganadores , los partidos políticos no se han puesto de acuerdo para investir a Pedro Sánchez, Presidente en funciones pero que no cuenta con la mayoría absoluta en el Congreso que le permita estar legalmente sentado en el Palacio de la Moncloa. Programas y presupuestos estancados y los ciudadanos pasmados.

El Partido Socialista Obrero Español, el Partido Popular, Unidas -Podemos, VOX, Ciudadanos y el resto de la baraja partidista Española, no quieren cargar con la culpa de este complicado crucigrama electoral que pone a prueba la gobernabilidad en la Península Ibérica y que compite en el radar mediático con el caso Inglés del Brexit y la muy pronta salida del gobierno alemán de Angela Merkel.

Vaya caldo de cultivo el que se cocina en Europa, en tanto, el resto de los países poderosos del mundo observa cuidando sus intereses y alianzas temporales y permanentes. Quieren un dato más, estimados lectores que abona a la problemática de la geopolítica actual, los recientes ataques de drones armados a instalaciones petroleras en Arabia, agrava la crisis económica y eleva los precios de gasolinas y combustibles. Como todo está conectado, es preciso abrir el análisis con zoom out y ver todo en perspectiva.

De regreso al Palacio de las Cortes en Madrid, revisemos el rol de cabildero en jefe que ha desempeñado el Rey Felipe VI en todo este proceso y que, como lo mandata la ordenanza, ha trabajado arduamente entrevistándose con todos y cada uno de los Presidentes de los Partidos en el Palacio de la Zarzuela y esta pasarela tuvo como resultado una negociación fracasada que tiene muchos nudos y que llevó al monarca a declarar que no existían las condiciones para llevar a un presidente A LA INVESTIDURA y que forzado un nuevo proceso electoral, el cuarto en cuatro años, lo que tambalea la estabilidad política y económica de los españoles.

¿Cuáles son los argumentos de unos y otros?

Pedro Sánchez, del PSOE y quien obtuvo la mayoría de votos pero no los suficientes apara alcanzar la absoluta dice: ¨Necesito una mayoría más rotunda para evitar los bloqueos de estos últimos meses, mis contrincantes no tienen sentido de Estado, son irresponsables y en algunos casos dogmáticos.

La oposición atribuye a Sánchez el fracaso por su incapacidad de pactar tanto hacia la

derecha como hacia la izquierda. Pablo Casado, del Partido Popular resume: ¨El presidente ha traicionado a todos …quien no es capaz de gestionar su investidura, no es capaz de gestionar a un país, Ud ha demostrado que no es de fiar¨. Los argumentos más que abonar a la solución agravan el conflicto.

¿Cómo resolveríamos esta crisis política?

Algunas ideas:

  1. Poner un tema que les es común a todos. Superior a intereses personales y ese tema es, ESPAÑA.
  2. Dialogar con sinceridad y proactividad, sin prisas.
  3. Designar un moderador internacional que simpatice con todos. Sugiero a Tony Blair, ex primer ministro inglés.
  4. Ceder posiciones dentro del gobierno; formar un gobierno de coalición. Los micro-poderes puedan resultar un buen gobierno.
  5. Diseñar entre todos los partidos políticos políticas públicas y programas que abonen al bienestar general y no beneficien a los segmentos electorales de unos y otros.

Finalmente, dentro de una democracia, entendemos todos que es necesaria una acción política que se realice todos los días entre gobernantes, legisladores, los propios partidos, organizaciones sociales y ciudadanas; a todo esto le llamo tener oficio político, algo con el que se nace y que se afina a través de la negociación y el marketing político.

Nos encontraremos más adelante.