En un mundo competitivo, ¿Qué se necesita para destacar?

El conocimiento es clave para posicionarnos en el ámbito laboral, sin embargo, las habilidades blandas son indispensables para sobresalir ante los demás y mejorar tu branding personal.

El conocimiento es clave para posicionarnos en el ámbito laboral, sin embargo, las habilidades blandas son indispensables para sobresalir ante los demás y mejorar tu branding personal.

La competencia laboral crece aceleradamente y la necesidad de destacar es esencial. Por ello, las habilidades con las que cuentas son una herramienta clave que te permitirán ser competitivo y desde luego, sobresalir ante los demás.

Estas habilidades que tienen que ver con la personalidad y conducta juegan un papel fundamental para el desarrollo profesional teniendo en cuenta que, en un mundo tan competitivo, las relaciones interpersonales son primordiales para avanzar y tener un mejor posicionamiento en el ámbito laboral.

Una manera para destacar y ser competitivo es mediante las habilidades blandas, pero ¿sabes cuáles son y para qué sirven? Si bien, anteriormente la capacidad intelectual solía ser un factor fundamental y casi lo único que se tomaba en cuenta en un proceso de selección, hoy en día tus aptitudes y rasgos de personalidad son igual de importantes, por ello es primordial que las identifiques.

“Un estudio realizado por CareerBuilder.com, encontró que de los 2,138 profesionales de recursos humanos encuestados, el 77% considera que las habilidades blandas en un candidato son tan importantes como las habilidades duras”.

Por lo tanto, si quieres destacar en una entrevista de trabajo o en tu ámbito laboral, es importante que tomes en cuenta algunas de las siguientes habilidades y las lleves acabo:

1. Empatía. Comprende los sentimientos y emociones del otro, sé tolerante y objetivo con lo que sienten los demás.

2. Sociabilidad. Relaciónate con compañeros de otras áreas, conocer con quién trabajas y qué es lo que hace es fundamental en el campo laboral. Si eres alguien introvertido, procura saludar y comunicarte.

3. Comunicación. Expresa tus ideas, pensamientos y puntos de vista de manera clara y sencilla, pero sé prudente, hazlo en el momento y la forma adecuada.

4. Escucha activa.  Presta atención a lo que el otro tiene que decir, sus sentimientos, ideas o pensamientos, son igual de importantes que lo que tú expresas.

5. Trabajo en equipo. ¡Todos necesitamos de todos! Recuerda que el trabajo en equipo refuerza la capacidad de cada integrante y beneficia a la organización. Además, existe una mayor probabilidad de éxito para lograr objetivos cuando se trabaja en conjunto.

6. Adaptación al cambio. Estamos en constante cambio y por ello, es importante que sepas adaptarte a nuevas cosas e ideas. Evolucionar es parte de crecer.

7. Creatividad. Busca nuevas propuestas, sugiere ideas originales que ayuden y promuevan la innovación para progresar dentro y fuera de tu empresa.

8. Resolver problemas. Siempre existirán problemas, pero de ellos se aprende, el reto está en saber ayudar y superar las dificultades que se presentan en el ámbito laboral.

9. Actitud positiva. Lo importante siempre será la actitud que tomes para hacer las cosas. ¿Quién quiere estar con alguien que siempre está de malas?

10. Tolerancia a la presión. En el ambiente laboral existirán presiones y situaciones demandantes, pero mostrar control sobre ello es una gran fortaleza.
Ahora que ya conoces cuáles son algunas de las habilidades blandas y los beneficios que traerán para ti tanto en el ámbito personal como en el profesional, te invito a identificarlas y desarrollarlas.