El retail cambió para siempre: efecto Coronavirus

Aunque el e-commerce lleva más de dos décadas de existencia, para muchos consumidores está siendo una nueva experiencia.

Desde hace varias semanas el tema del que se habla, se escribe, se critica, se analiza y del que no podemos escapar es el COVID-19. Lamentablemente el número de contagios supera ya el medio millón de personas alrededor del mundo desde el viernes de la semana pasada, siendo Estados Unidos el país con mayor número de enfermos. No podemos ser ajenos a la realidad de que esta pandemia seguirá creciendo en todos los países y la velocidad en que ello ocurra dependerá de las medidas que se estén tomando en cada región del mundo.

Como consecuencia la economía global está sufriendo una crisis de magnitudes que aún no se pueden cuantificar, sin embargo los efectos ya se empiezan a vivir. Tan solo en Estados Unidos se reportó la semana pasada que el número de solicitudes de desempleo fue de 3.3 millones. México no ha escapado a esta realidad, aunque el gobierno diga lo contrario, pues se ha incrementado el número de desempleados desde que se comenzaron las medidas de distanciamiento en todo el país, aumentando la tasa que ya se traía desde febrero de 2020, la cual se registó en 3.7% según el INEGI.

Todas las industrias han tenido consecuencias inimaginables hace apenas 4 semanas. Se pronostica que prácticamente todas las líneas aéreas entrarán en quiebra en los próximos meses, pues si ya tenían problemas financieros, el COVID-19 vino a dar la estocada final. La industria hotelera en todo el mundo está teniendo una de las peores crisis en su historia y solo aquellas cadenas de hoteles que estén preparadas a nivel financiero podrán resisitir tantos meses sin ocupación. Las cadenas restauranteras globales, regionales o locales también han comenzado a sufrir las consecuencias de la falta de afluencia, llegando al grado de cerrar y lamentablemente dejar a mucha gente sin empleo.

Las cadenas comerciales en todo el mundo también están sufriendo el impacto del coronavirus y no solamente dichas empresas, sino todas aquellas que participan en la cadena de suministro y que logran que el producto se encuentre en el anaquel y su impulso en el punto de venta. Pensemos tan solo en nuestra marca de preferencia y todo lo que ocurre para que ese producto esté presente a la hora que lo necesitamos cuando vamos a la tienda a comprarlo: productores de materia prima, el fabricante de dicha marca, empresas de distribución, la cadena comercial, agencias de publicidad, promotoría, BTL y digital, empresas de análisis y estudios de mercado, en fin, una gran cantidad de compañías que hacen posible que todos los días estos productos se encuentren disponibles para el consumidor en una tienda física.

De acuerdo a Statista el 74.6% de los consumidores en Estados Unidos ha evitado ir a los centros comerciales y un 52.7% a las tiendas físicas en general durante las últimas dos semanas. Estamos hablando que dos terceras partes de la población de los Estados Unidos está dejando de ir a las tiendas físicas, apenas en el comienzo de la situación de emergencia que vive ese país que ya se sitúa como el que más contagios tiene hasta ahora.

e-commerce: la “nueva” manera de comprar que llegó para quedarse

Aunque el e-commerce lleva más de dos décadas de existencia, para muchos consumidores está siendo una nueva experiencia. Dicen que la mejor manera de aprender algo a lo que le tenemos miedo es por obligación o necesidad. Pues bien, todo aquel que no tenía confianza para adquirir productos vía comercio en línea, lo ha tenido que hacer debido a la situiación de aislamiento social provocado por el coronavirus COVID-19 y así protegerse para no acudir a una tienda física y tener contacto con otras personas. En ese sentido, se pronostica que a nivel global este canal crecerá alrededor del 25% para 2020, pero dependerá de qué tanto tiempo continúen las medidas en cada país para que la pandemia se pueda controlar.

Toda esta situación cambió radicalmente y para siempre a la industria del retail. Mientras más personas usen los medios electrónicos para adquirir productos durante largos periodos de tiempo, se acostumbrarán a ellos, lo que probablemente derive en una disminución de la alfuencia a las tiendas físicas cuando se levanten las medidas de aislamiento. Es un comportamiento del ser humano: cuando una actividad se vuelve hábito, difícilmente se deja de realizar.

El COVID-19 ha provocado que en Estados Unidos, el tráfico en portales de los supermercados online haya aumentado un 161.4% y en un 25% la gente está incrementando la frecuencia de compra a través de estos portales, de acuerdo a una encuesta realizada por IPSOS. Ese gran número de consumidores se acostumbrará a comprar en línea, pero también las grandes marcas de retail a nivel mundial experimentarán que a través de estos portales se logra disminuir un porcentaje de los costos operativos que se tienen actualmente en las tiendas físicas.

Implementación de una nueva estrategia comercial en el retail

Ante el nulo apoyo del gobierno de México para que las empresas le puedan hacer frente a la crisis económica que generará el coronavirus, las industrias deberán pensar en nuevos modelos de comercialización de sus productos y servicios. Sin lugar a dudas el e-commerce será la estrategia por excelencia que van a elegir las marcas de productos de consumo, cadenas comerciales y servicios en general. Todas las empresas que participan en la cadena de valor deberán cambiar el modelo de negocio y aportar acciones concretas para impulsar los productos en los canales digitales.

Por ejemplo, aún y cuando las agencias de promociones, a través de las cuales, las marcas realizan acciones de promotoría o activaciones en el punto de venta, regresen a las tiendas para desplazar todo el producto que está generando inventario en los almacenes, estoy seguro que deberán pensar en una estrategia acorde a la situación digital de la marca con la que trabajen, para no quedar fuera del mercado, pues como lo he comentado desde el inicio de este artículo: el retail ya cambió para siempre. 

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299