Para nadie es un secreto que el sector turístico fue uno de los más golpeados por la pandemia y lo que sucede con Airbnb podría resumir en pocas palabras la realidad de muchas empresas.

En un a entrevista para la cadena de televisión CNBC, Brian Chesky, CEO de la plataforma de hospedaje aseguró que a causa de la crisis que dejó la emergencia sanitaria, se tradujo para la compañía en la perdida del trabajo de 12 años en apenas seis meses.

Todo perdido en medio año

De manera puntual, el directivo aseguró “tardamos 12 años construyendo el negocio de Airbnb y perdimos casi todo en cuestión de 4 a 6 semanas”, al tiempo que destacó que “el turismo como lo conocíamos ha terminado. Esto no significa que el viaje haya terminado, solo el viaje como lo conocíamos ha terminado y nunca volverá”.

Airbnb se ha visto seriamente afectada por la pandemia de coroanvirus que se ha extendido en más de 180 países. Una de las consecuencias ha sido el despido del 25 por ciento de sus colaboradores, es decir casi mil 900 colaboradores.

Estas declaraciones llegan en un momento en el Airbnb ha reportado pérdidas importantes incluso antes de medir el impacto global y total de la pandemia.

Durante febrero pasado, de acuerdo con lo reportado por The Wall Street Journal, Airbnb habría registrado una pérdida de 322 millones de dólares en los primeros nueve meses de 2019.La cifra contrasta con su ganancia de 200 millones de dólares obtenida en el mismo periodo de 2018.

Con el relajamiento de las medidas de confinamiento en diversas partes del mundo, Airbnb tiene sobre la mesa un abanico de oportunidades para revertir esta situación.

Oportunidades de recuperación

De acuerdo con The Verge, Airbnb está registrando cifras récord de reservaciones en sus hogares y habitaciones. Esto aplica tanto para Estados Unidos (EEUU) como en el mundo.

El notable incremento no se destaca comparado con el negocio durante la pandemia. También la empresa reporta que el número de comprar ya parece haber superado a las del año pasado. Sin embargo, sí se está notando un pequeño cambio en las preferencias dentro del turismo.

Parece que es cada vez menos popular ir de vacaciones a ciudades o zonas donde la gente tenga  que tomar un avión o similar. De hecho, el turismo parece estar enfocándose en aquellos destinos donde se puede ir y volver usando solo el coche. También parece que es mucho más común que la gente decida tomar descansos extendidos, pues la gente está trabajando en casa y se puede dar ese lujo. También parece reducirse el interés en las habitaciones de hotel. Lo anterior, principalmente porque la gente cree que es mucho más seguro estar en casas bien sanitizadas que en cuartos e instalaciones donde es más complejo guardar la sana distancia.

La plataforma de alojamiento ha registrado cifras récord en algunos mercados en los que las medidas de confinamiento y movilidad se han relajado.

El reflejo del turismo

El contexto que ahora gira alrededor de Airbnb es un reflejo de la situación que viven la mayoría de las empresas que se mueven en el sector turístico, industria que se vio seriamente afectada por la emergencia sanitaria.

Para darnos una idea, basta con reconocer que solo en el segmento de los viajes, el World Travel and Tourism Council, estima que se perderán 75 millones de empleos y hasta 2.1 trillones de dólares en ingresos a escala global, particularmente en el caso de México se calcula que se pierden hasta 114 empleos cada hora dentro del sector turístico en el país.

En el caso de las llegadas de turistas internacionales a nivel global, para este año existen 3 escenarios que dejan ver cómo podría ser el futuro del sector turístico una vez que se vuelvan a abrir las fronteras y se quiten las restricciones para los viajes, según la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas

  • Escenario 1: en caso de que las restricciones se eliminaran en el mes de julio, de acuerdo con la información, se registrara una caída sería del 58 por ciento, lo cual representa 610 millones de personas.
  • Escenario 2: si las restricciones se mantuvieran hasta septiembre, el descenso llegaría al 70 por ciento, lo cual equivale a cerca de 400 millones de personas.
  • Escenario 3: en este caso, con un regreso a la normalidad estimado en diciembre, la perdida seria del 78 por ciento, lo cual equivaldría a solo 320 millones de personas que podrían estar viajando con fines turísticos.

Los números son claros y lo que ahora sucede con Airbnb es solo el reflejo de lo que cientos de empresas de todos los tamaños padecen alrededor del mundo.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299