El relacionamiento abre mundos, posibilidades y negocio

Lo he comentado en varias de mis columnas y no dejaré de insistir en aseverar que el relacionamiento es la base de los negocios. En ocasiones acudimos a eventos, intercambiamos tarjetas o teléfonos y después de ese día no sucede nada, jamás volvemos a tener contacto con la persona y entonces ¿de qué sirvió intercambiar datos?

Puedes tener un excelente producto o servicio, pero si no sabes cómo relacionarte para venderlo, dificilmente encontrarás personas interesadas en tu oferta; o en el mejor de los casos, lograrás la primera venta o contrato, pero si no estableces un seguimiento adecuado la realación comercial con el cliente no durará mucho.

El principio del relacionamiento es ayudar a quien lo necesita, tener una buena cantidad de gente con quien tengas una relación sólida garantiza apoyo mutuo. Si construyes lazos sólidos, eventualmente, cuando necesites algo es muy probable que las personas accedan a apoyarte, incluso sin que sea necesario que se los pidas.

El relacionamiento puede manifestarse de dos maneras:

La primera se da de forma natural, es decir acudes a una reunión entablas conversaciones con diversas personas, intercambias datos, mantienes contacto de forma recurrente, ayudas cuando lo necesitan y actúan de la misma forma contigo. Tu relación es espontánea.

La segunda es sincera pero requiere un plan. Sin duda hay personas que identificas como afines a tu negocio o a la industria en la que te desenvuelves y consideras que son importantes para tu estructura de negocio, es legítimo organizar alguna reunión e invitarlas; incluso si son varias, puedes convocar a todas y presentarlas, de ese encuentro pueden generarse oportunidades de negocio para todos. Además, crear vínculos hará que tu red de contactos crezca y que las personas se sientan felices y agradecidas contigo por apoyarlos en su relacionamiento.

Conocer gente y darle seguimiento a la relación con cada individuo tiene que ser un hábito, si no lo tienes, puedes proponértelo y esforzarte hasta lograr que lo hagas sin pensar, de forma natural.

Es interesante ver como de una plática casual puede materializarse una idea gracias a que uniste esfuerzos con alguna persona a la que le interesa lo mismo que a ti.

Con base en mi experiencia puedo transmitirte que no hay grandes o pequeños contactos, todas las personas pueden aportarnos algo valioso y ser parte de algo increíble, la clave está en darte permiso de escuchar a los demás y de ver en cada relación con las personas una oportunidad.

No se trata de buscar un beneficio profesional únicamente, el relacionamiento también es la base para crear vínculos y amistades duraderas. No seas tímido y pon en práctica tus habilidades ya que el relacionamiento abre mundos, posibilidades y negocios.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299