¿El público se aburre con tus presentaciones? Evítalo con estas 7 claves

En el mundo laboral todo comunica y ser catalogado como un mal expositor puede afectar tu branding personal. Hoy hay puntos a considerar para hacer de tus presentaciones un éxito y que puedas comunicar asertiva y efectivamente todo lo que deseas.

A todos nos ha pasado que asistimos a una conferencia en la que dejamos de poner atención luego de un tiempo porque nos comenzamos a aburrir, ya sea por el tono de voz del ponente, su actitud e incluso cómo nos da la información, pero ¿qué pasaría si tú fueras el expositor? Te daré algunas claves para evitar exponerte a esta situación.

Hablar en un escenario puede ser aterrador para muchas personas, pero es una habilidad que hoy en día es altamente valorada por las empresas y muchas veces fundamental para impulsar tu carrera profesional.

Para tener éxito haciendo tus presentaciones, Harvey Coleman, consultor empresarial y autor de libros sobre mejoramiento profesional, señala que hay tres factores para lograrlo: 60% exposición, 30% imagen y 10% desempeño.

Por esta razón, te comparto las 7 claves para que no aburras a tu audiencia y que tu exposición sea exitosa:

Recurre al Storytelling: todos tenemos una historia que contar, piensa cuál de ellas puedes aplicarla a tu discurso y que deje una lección.

Utiliza el nombre de quienes te escuchan: cuando haces esto, la atención de tu audiencia aumenta. En ocasiones puede ser difícil si es un público grande o no conoces a nadie de ellos, pero se puede solucionar pidiendo a tus compañeros o colaboradores que se sienten entre los participantes.

Cuida el uso de tu presentación: un gran riesgo es leer todo lo que pusiste en tus diapositivas o decir todo lo que está en ellas, recuerda que éstas son solo un recurso para complementar tu presentación.

Cambia de escenario: estamos acostumbrados que el escenario sea un auditorio o un gran salón, pero ¿qué pasaría si das tu presentación en un lugar que está de moda o simplemente alguno fuera de la oficina?

Usa video y música: empléalos en momentos específicos y por periodos cortos, ya que si es en exceso distraerás a tu audiencia.

Emplea elementos relacionados: puedes utilizar elementos físicos que apoyen tu tema o incluso montar un sketch para ejemplificar tu plática.

Haz partícipe a tu público: cuando fomentas la interacción, aumenta la atención e interés, plantea alguna serie de preguntas para tu audiencia o haz que ellos te las hagan a ti.

Recuerda que lo importante es que seas auténtico, utilices tu energía y muestres confianza en el escenario para que tu presentación sea memorable. Ser cuidadoso en tus presentaciones y tener éxito cuando las realizas contribuirá a tu posicionamiento y a tu marca personal. ¡Tú eliges por qué quieres ser recordado!