El presidente argentino anunció medidas económicas tras el colapso electoral y del mercado

El presidente argentino Mauricio Macri presentó un plan de medidas de emergencia para tratar de revertir la crisis desatada luego de la derrota en las primarias y el posterior derrumbe de todas las variables económicas del país.

Bigstock
  • La crisis en la Argentina parece no tener fondo.

  • Las primarias dieron por ganador a la alianza opositora y el actual gobierno no muestra señales de poder contener la debacle de los mercados. El dólar trepó 25%.

  • En una conferencia, el presidente Macri pidió “disculpas” por una rueda de prensa anterior en la que culpó a los votantes del otro partido por la realidad económica.

En una conferencia de prensa realizada este miércoles antes de la apertura de los mercados (es a las 10 AM en Argentina), el presidente Mauricio Macri lanzó una serie de medidas económicas de coyuntura tendientes a paliar la crisis producida luego de los pésimos resultados del oficialismo en las primarias del domingo 11 de agosto.

Macri dijo que recortará impuestos que pesan sobre el salario de los trabajadores y que aumentará los subsidios para los servicios sociales después de que dos tercios de los argentinos le dieron la espalda en las urnas (obtuvo el 32%).

El candidato más votado fue el representante del peronismo unificado, Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner.

La victoria aplastante de Fernández en las primarias fue un duro golpe a las posibilidades de reelección de Macri y agitó los mercados financieros por temor a que la Argentina pudiera volver a las políticas económicas intervencionistas del ex gobierno.

Macri también anunció que los precios de la gasolina en Argentina se congelarían durante 90 días como parte de su plan para reducir el impacto de la crisis económica.

“Estas son medidas que brindarán alivio a 17 millones de trabajadores y sus familias”, dijo Macri, y agregó que está dispuesto a reunirse con la oposición.

El colapso de la moneda, las acciones y los bonos de Argentina del lunes, el peor desde la crisis de deuda del 2001, provocó conmoción en los mercados emergentes.

La primera reacción de los mercados no ha sido buena: el dólar subió tres pesos y también el riesgo país. La moneda argentina había alcanzado un mínimo histórico el lunes de 65 unidades por dólar, una caída del 30 por ciento respecto del viernes pasado, antes de las elecciones. Luego bajó a 58.

Este miércoles cotiza a 61 pesos a las 10.30 de la mañana.

En los tres años de su gobierno, Macri redujo drásticamente los subsidios a los servicios públicos (transporte y energía) para bajar el déficit fiscal crónico del país, elevando significativamente las tarifas de electricidad y gas desde el comienzo de su mandato en 2015.

El plan de recortes fue confirmado en el acuerdo stand by por US$ 57 mil millones que negoció con el Fondo Monetario Internacional el año pasado, dinero sin el cual no podría haber sorteado la crisis de 2018. Pero todo eso hizo caer su popularidad, especialmente en las clases medias y bajas, personas sin posibilidades económicas de soportar la situación por tanto tiempo.

Bigstock

Políticamente hablando

Macri, el lunes 12 de agosto, había dado otra conferencia en la que apuntó a los votantes de la oposición por la supuesta “irresponsabilidad” de elegir a Fernández e, indirectamente, los responsabilizó por la inestabilidad del mercado. Dijo también que la oposición debería “hacer autocrítica” de sus propias políticas.

En la conferencia del miércoles pidió perdón y argumentó estar “golpeado” por el resultado del domingo.

Hijo de una de las familias más ricas del país, Macri llegó al poder en 2015 con la promesa de impulsar a la tercera economía más grande de América latina de la mano del libre mercado.

Evolución del valor del peso respecto del dólar. Statista.

Pero la recuperación prometida no se materializó y, por el contrario, se entró en una peligrosa recesión con inflación, la que avanza al 55 por ciento anual. El salario perdió más de 25 puntos porcentuales en un año y medio.

Fernández culpó a Macri por la agitación y dijo que los mercados “se dieron cuenta de que estaban siendo estafados” por el actual presidente.

“El diálogo está abierto, pero no quiero mentirle a los argentinos. ¿Qué puedo hacer? Sólo soy un candidato. Mi bolígrafo no firma decretos”, dijo Fernández en una entrevista con el canal de televisión argentino Net TV.