x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

El otro lado de las elecciones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Muchas cosas han sucedido durante y posteriormente al reciente proceso electoral. Más allá del rumbo que comienza a tomar el país, ha fluido mucha información, opiniones y reacciones.

Por Carlos Luer
Twitter: @carlosluer

Muchas cosas han sucedido durante y posteriormente al reciente proceso electoral. Más allá del rumbo que comienza a tomar el país, ha fluido mucha información, opiniones y reacciones de los diversos actores políticos, mediáticos y, en general, de todos nosotros como ciudadanos.

El fenómeno que ocurrió dentro y fuera de las redes sociales es muy particular. He visto a familiares, amigos, conocidos y extraños convertirse en verdaderos líderes de opinión y emitir juicios diversos acerca de los candidatos y de los resultados, todos muy involucrados durante las campañas y en los días inmediatos posteriores a la elección, hablando desde por qué sí o por qué no votar por un candidato, hasta congratulándose o lamentándose por los resultados preliminares de la elección.

Sin embargo, existe un hábito para muchos que, conforme pasa el tiempo y disminuye la ebullición de las campañas, se va acentuando y quedando a la deriva. Mucha gente, una vez que consideramos que el tema del proceso electoral ha concluido y damos nuestro veredicto personal “final” acerca del mismo, tendemos a regresar a nuestra vida normal, con nuestras mismas actividades y esperando hacer justo lo mismo que habíamos venido haciendo antes de las elecciones, dejando así la situación y decisiones del país “que tanto nos preocupa” exclusivamente en las manos de los que “les toca y tocará gobernar”.

Más allá de estar contentos o decepcionados de si quedaron los rojos, amarillos o azules, hay que darnos cuenta que nuestro voto (de manera colectiva) fue una radiografía de lo que somos, de lo que pensamos y de cómo está nuestra sociedad actualmente.

Démonos cuenta que la situación actual del país (lo bueno y lo malo), los gobernantes que tenemos y el rumbo que llevamos es sólo el reflejo de lo que somos como personas en lo individual y como sociedad en lo colectivo. En la medida que entendamos que lo colectivo se construye con base en los individuos que lo conforman y que comencemos a cambiar nosotros, podremos ver los cambios que tanto anhelamos para nuestro querido México.

Así pues, es importante no desconectarnos ni regresar al punto de la indiferencia, en el que esperamos pacientemente a un gobierno o líder paternalista que venga a arreglar “TODA” la situación del país o ciudad en la que vivimos y que por consiguiente nuestra vida cambie de la noche a la mañana. Hay que ser consciente que existen otras elecciones que van mucho
más allá de un proceso de 3 meses, que trascienden más allá de un sexenio y que influyen de manera mucho más directa en nuestro entorno. Estas elecciones de las que hablo son las que tomamos cada uno de nosotros en nuestra vida cotidiana. Este es precisamente el otro lado de las elecciones que debemos identificar y es el que continua para cada uno de nosotros como personas y como ciudadanos.

Si queremos cambiar al país, tenemos que comenzar por elegir día a día lo que queremos ser, convirtiéndonos en el prototipo de ciudadano que nos encantaría ver en México y transformándonos a nosotros mismos. Dejar de ver para afuera señalando a los demás y comenzar por uno mismo en el rol de padres, hijos, familiares, amigos, vecinos, empleados, patrones y de ciudadanos en general. Seamos cívicos, respetuosos, tolerantes, honestos y trabajemos duro en nuestra vida cotidiana, reflejando nuestro ejemplo a los demás.

Ojo: No se trata de romper todos nuestros esquemas de golpe y convertirnos en paladines del civismo. Simplemente basta con tomar la filosofía de “Ser mejor que ayer en algo”. Mejorar una sola cosa, la que sea y unirla a una cadena de mejoras personales que en el tiempo hagan una diferencia. Definitivamente, los principales beneficiados seremos nosotros mismos.

Comencemos, pues, por ejercer nuestro propio poder sobre nosotros mismos, seamos mejores individuos y fundamentemos en eso las bases de una sociedad renovada. Nos vemos en este espacio el próximo jueves para seguir hablando de nuestros temas habituales de Marketing, Brand Management, Licensing y mucho más. Tus comentarios son bienvenidos en este espacio y también te invito a que me sigas en Twitter: @carlosluer

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados