Ningún producto tiene posibilidades de triunfar en el mercado sin una buena estrategia de marketing y branding que lo respalde. Apple entiende de sobra esta premisa y lo ha demostrado con la presentación de su servicio Apple TV+.

Se trata de una plataforma de contenidos con la que la firma liderada por Tim Cook competiría de manera directa con jugadores como Netflix y, próximamente, Disney, la cual en un primer vistazo se destacó por la amplia gama de celebridades de Hollywood que sumó a su equipo.

¿Un doble discurso?

Con la frase “las grandes historias pueden cambiar al mundo”, Tim Cook dio la entrada a Apple TV +la cual concentrará proyectos de grandes figuras como como Steven Spielberg, Jennifer Aniston, Reese Witherspoon, Steve Carrell, Jason Momoa, Alfre Woodard, Kumail Nanjiani y hasta Plaza Sésamo.

Más allá de las especificaciones técnicas, de uso y disponibilidad del servicio, llama la atención el “elenco” que darán forma a este nuevo proyecto tanto al frente como detrás de la pantalla, en donde quizá una de las figuras que más llama la atención es el director de E.T. El Extraterrestre, más cuando consideramos las duras críticas que sostuvo en contra de Netflix en meses pasados.

A principios de este mes, se dio a conocer que Steven Spielberg podría declarar frente a la junta directiva de la Academia de Hollywood la intención de que la institución cambiara las reglas para que las películas distribuidas mediante plataformas de streaming o bien, que durarán poco tiempo en cartelera no puedan competir por un Oscar. Aunque el reconocido director no ha referido expresamente a Netflix, lo cierto es que las declaraciones dejan en claro la oposición de Spielberg a cintas como Roma que en la última edición de los Oscar se coronó con tres estatuillas.

El mensaje fue leído de esta manera por Netflix, plataforma que desde su cuenta oficial de Twitter, sin ser explícito,  contestó al cineasta defendiendo la aportación que, desde su perspectiva, su servicio hace a la industria del cine a nivel mundial.

Ahora Spielberg fue una de las grandes banderas con las que Apple presentó su propuesta para competir con la productora de Stranger Things.

La competencia de Apple es en el terreno del branding

Más allá de lo contradictorio que pueda parecer el uso de la imagen de Spilberg por parte de Apple para promocionar y dar vida a su “propio Netflix”, lo que queda claro es que la empresa fundada por Steve Jobs, cuando menos ahora, busca conquistar el terreno del streaming desde la arista del branding y la fortaleza de marca.

La presencia de Jason Momoa, Jennifer Aniston y Oprah, entre otros, en en escenario de la keynote, puede ser determinante para el éxito de este servicio. Apple busca capitalizar la fortaleza de marca de todas estas celebridades a favor de su producto, mismo que entrará a un terreno en donde muchas otras formas ya tienen una amplia historia.

Ante estas nuevas dinámicas, los procesos creativos y de construcción de marca están obligados a evolucionar para moverse en terrenos que si bien pueden resultar más complejos y sofisticados, proponen escenarios con grandes oportunidades, en donde aquellas marcas que sean capaces de crear historias que se conviertan en eventos presenciales para el consumidor serán las que lleven la delantera. Es decir, hablamos de procesos de branding en los que las acciones de comunicación estén más alineadas a construir creencias y filosofías a los ojos del consumidor antes que firmas comerciales entendidas en el sentido y concepto más puro.