¿Quiénes son los “kidults” y porque son importantes para el sector del juguete?

Imagen: Bigstock

España.- Las ventas de juguetes en España aumentaron el año pasado un 1,7%, llegando a posicionarse en los 1.160 millones de euros, según datos facilitados por la empresa de investigación NPD Group. Pero, dentro del sector del juguete un hecho que se podría destacar es que, en estos momentos, los juguetes parece que no son solo para niños ya que, el año pasado, el valor de las compras de juguetes para uso y disfrute de adultos aumentó un 7,2%, situándose en los 62 millones de euros, según datos aportados por la misma empresa.

Los juguetes de uso por parte de adultos representan un 5,3% del total del sector del juguete y, por segundo año consecutivo, ha experimentado un crecimiento muy por encima de la tendencia general y es que el mercado de los “kidults” (adultos que compran juguetes infantiles para sí mismos) ha aumentado a un ritmo tres veces superior al de los juguetes para niños.

La mayoría de este grupo de adultos que compran juguetes para su propio disfrute; en concreto el 61%, son millennials (18 a 34 años) y le sigue un 28% de adultos que pertenecen a la Generación X (34-54 años), mientras que los boomers (personas mayores de 55 años) representan el 11%.

Pero, ¿cómo son estos adultos que compran juguetes para ellos mismos? El 60% de los kidults no tiene hijos menores de 16 años y utilizan Internet más que la media nacional, es por eso por lo que el 26% de las compras de juguetes se realizaron a través del canal online.

En cuanto a los juguetes que buscan los kidults, los favoritos son los que tienen que ver con Lego, Marvel, Star Wars, Playmobil, Harry Potter y Funko Pop! y las categorías más buscadas son los puzzles y juegos de mesa, seguidos por las figuras de acción y vehículos.

Tal y como ha comentado Fernando Pérez, director general de NPD Group en España, “se trata de una tendencia que ya se está viviendo en países como Reino Unido o Francia desde hace varios años: adultos que dedican parte de su presupuesto para entretenimiento a la compra de juegos y juguetes tradicionales. Y lo hacen no solo por coleccionismo, también por diversión”.