Dirigir la información de manera tendenciosa no es ético, sin embargo es un recurso que en política busca generar adeptos a campañas políticas y personalidades que han encontrado en estas estrategias una oportunidad de comunicarse a conveniencia.

Para entender como funciona, durante el pasado debate presidencial, Ricardo Anaya presentó portadas de la revista Proceso, de las cuales se supo, una de ellas había sido editada con Photoshop, ya que contenía información de una artículo que no convenía al candidato.

Una forma de lograr profundizar en este tipo de incidentes es leyendo obras como Sin palabras: ¿Qué ha pasado con el lenguaje de la política? de Mark Thompson.

Thompson explica una serie de tópicos como el debate, el lenguaje público, la aplicación de frases como estrategia y las consideraciones implícitas en la forma en que nos comunicamos.

Sin palabras: ¿Qué ha pasado con el lenguaje de la política?

Mark Thompson

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299