x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

El fin programado de un producto

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Surge la duda si a raíz de los cambios de sistema operativo en productos como el iPhone de Apple, el rendimiento de las versiones anteriores del producto cae al punto que se vuelve necesario sustituirlo ¿se trata de uno de las estrategias de negocio más intrigadas o simple coincidencia?

Por Luis Miguel Martínez
Twitter: @lmuia

Surge la duda si a raíz de los cambios de sistema operativo en productos como el iPhone de Apple, el rendimiento de las versiones anteriores del producto cae al punto que se vuelve necesario sustituirlo ¿se trata de uno de las estrategias de negocio más intrigadas o simple coincidencia?

La obsolescencia planeada es una estrategia de negocio en que el producto se vuelve obsoleto (no usable o fuera de moda) de forma programada y anticipada. Esto se hace para que en el futuro, el consumidor sienta que necesita comprar nuevos productos o servicios que el fabricante ofrece como reemplazo a los anteriores.

Para el consumidor, la obsolescencia planeada no es más que el resultado de una teoría de la conspiración del fabricante, en la cual el mejoramiento continuo de los bienes y servicios responde a una necesidad de marketing o de ventas.

Los teléfonos de la marca de Cupertino siempre han estado rodeados de teorías de la conspiración que incluso sugieren un modelo muy siniestro de marketing. Estas teorías incluyen historias como observación remota, vigilancia del gobierno, registro de datos biométricos, y preferencia por apps.

Los productos de temporada claramente reflejan el modelo de la obsolescencia planeada, digamos una falda diseñada para el otoño en menos de un año pierde valor, se ve antigua y cae en desuso. Marcas como Ikea o HM basan su modelo de negocio en ciclos cortos de vida de los productos.

Los programas de cómputo y la electrónica de consumo también han entrado en esta lógica. Una cámara de fotografía que está disponible en una tienda, seguramente fue diseñada con 5 años de anticipación y el o los nuevos diseños están esperando ya a sustituir el modelo actual. Es decir la cámara ya es obsoleta aún antes de comprarla.

En la WWW sobra “evidencia” que Apple está forzando al consumidor a adquirir productos de nueva generación, al limitar la vida útil con una baja de rendimiento una vez que se instala una nueva versión de sistema operativo, que curiosamente surge cerca del lanzamiento del nuevo modelo de hardware.

Tal vez, el enojo de consumidor con Apple es más evidente pero en otros sectores de la tecnología suceden situaciones similares y en un contexto ético más dudoso. Por ejemplo los automóviles están diseñados para una larga vida como artefacto pero muy corta como artículo de moda.

Sin duda, la creatividad de los estrategas en Cupertino, puede llegar al límite pues se alega que la batería de los equipos anteriores al iPhone 5s disminuye drásticamente su duración con el sistema operativo iOS 7. Sumado al cambio de conector inferior de datos en la generación anterior, los podría consagrar como una de las empresas que mejor maneja esa práctica de negocio.

En cuanto a la tecnología, siempre será mejor verla como lo que es: una herramienta más que un artículo de moda, un símbolo de status o de modernidad; salvo que uno guste del “fashionismo” puro.

¡No te desconectes!

Más notas relacionadas:
Ars Marketing
El alma de la máquina
Marketing en tiempo real

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados