CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Efigie al personalismo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En los últimos días, ante la escasez de noticias propia de las fiestas decembrinas, la agenda mediática en México se ha volcado hacia un suceso sin precedentes: la develación de la primera estatua del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El presidente municipal de Atlacomulco, Roberto Téllez Monroy, de Morena, fue quien develó la escultura el pasado 29 de diciembre, a dos días de dejar el cargo. Lo que no aclaró el exfuncionario es si se usaron recursos públicos para edificar la estatua y para colocarla en el municipio.

La escultura fue expuesta en el mero corazón de la plaza principal donde fueron invitados varios seguidores del partido de Morena; sin dejar de lado al equipo de trabajo de Téllez Monroy, quienes no perdieron la oportunidad de posar para una fotografía con la recién colocada figura.

Y desde ese momento la efigie se convirtió en el centro de atención: llovieron las críticas de detractores de la Cuarta Transformación y halagos de seguidores del partido en el Gobierno. E incluso la palabra Atlacomulco se mantuvo durante gran parte de día de ayer con trending topic en Twitter.

Luego, la imagen se convirtió en noticia por ser derribada a dos días de su develación y por las protestas que generó de parte de los seguidores de la 4T, incluyendo la demanda que interpondrá el exalcalde de Atlacomulco por la vandalización de la pieza.

Y ¿por qué no? Los miles de memes que en esta aldea global de Marshall McLuhan son tan necesarios. Uno de los más populares fue el del periodista Víctor Trujillo, quien recurrió a una imagen de la estatua colocada en Barcelona, España, en honor a Cristóbal Colón, el navegante genovés; en dicho monumento, éste apunta hacia hacia el mar de Cataluña, una referencia a la ruta hacia América Latina.

También se viralizaron memes de la estatua de AMLO derribada con referencias que van desde Los Simpson con Jebediah Springfield, fundador del pueblo, hasta críticas por el gasolinazo. La usuaria Marcela Fernaud publicó una imagen del expresidente priísta Enrique Peña Nieto, riéndose, junto al mensaje: “La estatua de AMLO duró 1 día en #Atlacomulco, no menos como cinco”.

El usuario @rafaelhdeze comentó: “@Claudiashein contratará a empresa noruega para hacer el peritaje de la estatua de @lopezobrador_ en Atlacomulco. Se puede anticipar el veredicto: fallaron los pernos jejeje”, en referencia al dictamen del accidente de la Línea 12 del Metro.

Pero no todo fueron críticas. El reconocido cineasta Epigmenio Ibarra salió a la defensa: “Pueden los sicarios de la derecha derribar un monumento que el mismo AMLO habría pedido retirar. Son capaces de actos vandálicos que sirven para desatar campañas de odio en la red. Y sin embargo en las urnas y en las calles Calderón y los suyos acumulan derrotas”.

Hasta el presidente dedicó minutos de su valiosa mañanera para hablar del tema: “quiero darles un mensaje a los habitantes de Atlacomulco, del Estado de México, a los que se organizaron e hicieron una estatua de mi persona. Decirles que los quiero mucho, que les agradezco mucho por su iniciativa, que son mis amigos del alma como millones de mexicanos, que los queremos mucho y que amor con amor se paga. Pero que tomen en cuenta de que yo he expresado de que no quiero que pongan a calles, a parques, a bibliotecas, a escuelas mi nombre. Ni quiero tampoco que me levanten ninguna estatua”, comentó.

Y es que, aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que no le gustan esta especie de homenajes, es imposible no recordar las épocas en que los líderes del PRI edificaban estatuas de sus líderes.

Mónica Garza, conductora de noticias y columnista, escribió desde su perfil de Twitter: “¿Que puede haber más priísta que un político con estatua en el Estado de México?”, para hacer referencia a la frase que el mandatario ha repetido para diferenciarse de otros gobiernos: “No somos iguales”.

Y su reflexión también aplica para el resto de Latinoamérica en dónde líderes de gobiernos de izquierda llenan las calles con estatuas, pinturas y monumentos en honor “al máximo líder”. Lo hemos visto en Venezuela con Hugo Chávez, en Bolivia con Evo Morales, en Cuba con Fidel Castro, en Nicaragua con Daniel Ortega. Esperemos que no se repita la historia.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Artículos Premium

Artículos Premium

Más de Merca2.0

Artículos relacionados