x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Disney, TJ Maxx, General Motors, Chrysler, Boeing, Sephora, Tesla… no pueden, por qué podrían las empresas mexicanas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Alvaro Rattinger es CEO de la Revista Merca2.0 y colaborador de Eduardo Ruiz-Healy en Radio Fórmula y Carlos Mota en ADN40. Autor de los libros Nuevo juego, nuevas reglas y Marketing Asimétrico.

México es un país especial, uno con su propia realidad. Nuestros dirigentes han creado castillos en el aire, desde proteger al peso como perro hasta detener el coronavirus mediante talismanes. En medio de esta crisis de salud y económica las autoridades esperan —y demandan— que las empresas puedan detener con buena fe meses sin ventas. Por supuesto también pagar apropiaciones patronales e impuestos.

Disney, fundada en 1923 cinco años antes de la gran depresión es un ejemplo de una empresa bien manejada. Bajo el mandato de Bob Iger compraron Pixar y expandieron la presencia de sus parques temáticos. La empresa es el emblema de lo que representa la suma de una buena administración, una gran marca y el empresariado de Norte América. En 2018 la unidad de parques y hospedaje de Disney Company generó ingresos por 20 mil millones de dólares, es decir 54 millones de dólares al día. A todas luces un emporio económico. Sin embargo, según analistas de UBS el cierre anunciado de parques desde el 16 de marzo le costará a la empresa 2 mil millones de dólares.

La empresa que muchos considerarían infalible anunció el 12 de abril que enviaría a casa a 43,000 empleados sin goce de sueldo, según informes internos. Mantendrá beneficios de seguros de vida y médicos hasta que termine la pandemia. No obstante la empresa anunció que se quedará con sólo 200 personas para preparar la empresa para su regreso. La empresa de Walt Disney no está sola, Tesla otro ejemplo de empresa basada en la innovación anunció a principio de Abril que la mitad de sus empleados irían a casa sin sueldo hasta el final de la pandemia con recortes en salarios de sus directivos. TJ Maxx, General Motors, Chrysler, Boeing, Sephora, todas empresas de primer nivel y líderes en sus ramo. En todos los casos han implementado recortes o envío a la casa sin salario pagado pero con beneficios, lo que en la unión americana se le llama furloughs. 

Mientras tanto en el país presidido por AMLO

En México en cambio, las autoridades señalan a las empresas por tratar de sobrevivir al grado de causar una profunda división social. Empresas como Alsea han sido crucificadas por tomar medidas para salvar la viabilidad. Entiendo muy bien las consecuencias que tienen para las personas estos recortes, perder el empleo es una de las cosas más graves que puede suceder dentro de un hogar, solamente superada por temas de salud o pérdidas de integrantes de la familia. Es decir, los tres eventos más graves que pueden suceder a una unidad familiar suceden justo ahora en lo hogares mexicanos. No coincido con la forma en que en México se han dado los avisos, creo que falta una sensibilidad enorme; no obstante, obedecen a una lógica. Es mejor que una restaurante no pague sueldos dos o tres meses a que se paguen tres meses de sueldos y después venga una quiebra de 4,500 establecimientos.

Hay una falta enorme de sensibilidad del tamaño del problema, claramente el gobierno no entiende que las empresas viven del flujo de efectivo, si no hay ventas es imposible pagar la nómina. No hay muchas empresas en el mundo con reservas para sobrevivir sin ventas. Para muestra un botón, según el Financial Times, Apple tiene en reservas en efectivo (construidas a partir de 1996 cuando regresa Steve Jobs  como CEO) 102 mil millones de dólares. Apple vendió el año pasado 260 mil millones de dólares.  Esto implica que si Apple se quedara sin vender, en seis meses se acabaría todas sus reservas de efectivo. Apple es en muchos respectos la empresa más valiosa del mundo. Sin ventas no hay manera.

Entiendo que el gobierno no se beneficia de admitir esta realidad y es fácil criticar a los empresarios por buscar concesiones impositivas o créditos en condiciones favorables. No obstante, en México no hay empresas del tamaño de Disney o Apple, tampoco las empresas que quebrarán tienen más de 50 empleados. La gran mayoría son pequeñas que no tienen acceso a créditos. Son ellas a quienes visitará primero el SAT cuando no cumplan sus pagos. Las consecuencias de la pésima visión de gobierno de AMLO se verán en la próxima generación de emprendedores y consumidores que verán los pocos beneficios que hay en la formalidad. Parecería ser mejor vivir de un puesto en la calle y no tener nóminas o impuestos patronales. El gobierno está frente a la destrucción más grande de consumidores de América Latina, el consumo interno prácticamente desaparecerá si no se da golpe de timón y se protege a los pequeños empleadores.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados