Devolver ropa a Zara podría llevarte a la cárcel

Una mala práctica llevó a una consumidora de ropa de Zara a obtener una pena de 6 meses de cárcel, acusada de fraude por las autoridades.

  • Una mala práctica llevó a una consumidora de ropa de Zara a obtener una pena de 6 meses de cárcel, acusada de fraude por las autoridades.

  • Lucrar con las políticas de devolución de las tiendas para usar ropa y no pagar por renovar el guardarropa es fraude.

  • El consumidor debe de mejorar sus prácticas de consumo y de relación con las marcas.

Zara es una de las marcas líderes en el mercado de fast fashion y su liderazgo en puntos de venta se ha patentado en online, donde por cierto está reforzando su brazo de venta con todo tipo de estrategias como contar con un edificio dedicado a la producción.

Un elemento que no podemos perder de vista es el que nos advierte lo relevante que se ha vuelto el contar con mejores prácticas de consumo, que ayuden a que la experiencia de compra mejore y de mayor libertad a los consumidores, en lugar de limitarla, es por ello que resulta interesante ver el caso analizado en esta nota, para comprender el daño que pueden llegar a ocasionar prácticas de consumo que caen en el fraude.

Helado que Femsa vendía, ahora competirá contra la marca

Una mala práctica: usar ropa y devolverla

Una práctica muy común en las cajas de las tiendas de Inditex como Zara o Lefties, es encontrarse a personas que devuelven grandes cantidades de ropa y lo que parece ser una equivocación en la talla, es una mala práctica para estrenar ropa y no pagar por ello, que ha sido llevada al extremo por una consumidora.

Ya existe un antecedente de una mujer que estrenaba ropa de Zara y la devolvía, siendo esta una práctica que la llevó a obtener una condena de cárcel, al convertirse en un patrón que repetía mensualmente.

Tania retiraba las etiquetas y los códigos de barra, mismos que cosía en ropa usada de manera cuidadosa, para poder devolverla a la tienda argumentando que no le quedaba.

Información publicada por The Sun advierte que una española devolvía toda la ropa que adquiría cada 30 días, pues esto es válido según las políticas de compra del gigante del fast fashion, solo que su ocurrencia la ha llevado a obtener una condena de 6 meses en la cárcel acusada de fraude.

Tania M.A., como la ha identificado el diario en su nota, retiraba las etiquetas y los códigos de barra, mismos que cosía en ropa usada de manera cuidadosa, para poder devolverla a la tienda argumentando que no le quedaba y para lo cual pedía cambio por otra prenda o devolución del dinero.

El patrón se repitió por 15 meses, lo que levantó las sospechas de los empleados de las diversas tiendas que visitaba en Grancasa, Puerto Venecia y el paseo de Las Damas, por lo que al llegar a tribunales locales fue acusada del delito de “estafa continua”.

Jordan Belfort, el autor de El Lobo de Wall Street, te enseña a vender en este libro

The Sun reveló que el juez consideró que el hecho de que las etiquetas interiores y exteriores de las prendas se hayan colocado en ropa de colores similares y el “deseo” de beneficiarse de esta práctica, es un mecanismo fraudulento, pues renovó su guardarropa sin pagar.

Algunos de los detalles del caso es que la Fiscalía local solicitó 15 meses de cárcel e Inditex pidió 2 años de condena, mientras que las autoridades solo le asignaron una pena de 6 meses en cárcel, pero al no tener antecedentes penales, advierte el diario, la defensa de la acusada podría suspender la pena.

Este incidente nos lleva a observar una mala práctica que se está registrando en tiendas de ropa y es la compra de prendas, usarlas y devolverlas, hábito que se ha convertido en un fraude a la que estos puntos de venta deben de estar muy atentas, sobre todo ahora que la pandemia de COVID-19 ha llevado a prácticas de sanidad más meticulosas, como mantener la higiene de las prendas.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299