x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Después de medio año de encierro, ¿te sigue gustando el home office?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Durante las primeras semanas del confinamiento, el home office fue un regalo caído del cielo para muchas personas.

En los últimos meses, ¿no les han entrado unas ganas tremendas por renovar su casa? Y no me refiero sólo a construir, sino a acciones que, aparentemente, son insignificantes, como mover una lámpara, cambiar de posición los muebles o agregar algún cuadro. 

Al estar tanto tiempo encerrados, es inevitable sentir la necesidad de cuestionarnos si nos sentimos cómodos en el lugar que consideramos nuestro hogar. La sorpresa de muchos es que la respuesta ha sido negativa: después de medio año de confinamiento, nos damos cuenta que nuestras casas no nos gustan del todo. Pero no sólo se trata de gusto, sino de funcionalidad. 

¿En verdad nuestras cocinas son óptimas para cocinar a diario? ¿Es sano trabajar todo el día en el mismo lugar donde comemos? ¿Estamos cómodos en salas que en realidad están hechas para las visitas? Más allá de dormir, ¿qué tan agradable es nuestra habitación? ¿Es correcto enviar correos laborales a las 10 de la noche desde nuestras camas?

Durante las primeras semanas del confinamiento, el home office fue un regalo caído del cielo para muchas personas. Por fin podíamos trabajar en pijama y sin necesidad de enfrentar el viacrucis del tráfico o el transporte público. Sin embargo, conforme avanzó el tiempo, nos dimos cuenta que no es del todo cómodo hacer labores de oficina en espacios que no están hechos para la vida laboral. De pronto, nos percatamos que hacer reportes o presentaciones desde nuestra sala no es tan cómodo como pensábamos. 

Todo lo anterior ha provocado el crecimiento de una industria: la del diseño de interiores. Como sabemos, se trata de un negocio en auge, particularmente en México, donde cada vez se le otorga mayor importancia a algo que hace unos 30 años sólo era considerado un capricho de ricos. La Sociedad Mexicana de Interioristas y otras asociaciones similares estiman que el interiorismo crece a un ritmo de 20% anual en México. 

Como la pandemia nos ha vuelto más introspectivos, no tenemos opción: miramos hacia adentro. Hacia nuestras familias, nuestros hogares, nuestra vida. Eso explica por qué el diseño de interiores ha cobrado mayor relevancia en los últimos meses. Curiosamente, el fenómeno más recurrente durante la emergencia sanitaria es la alta demanda de espacios adecuados para el home office. La gente ya no quiere trabajar en sus camas ni en sus comedores. Menos cuando otros miembros de la familia también lo hacen. O peor aún: cuando tienes niños en casa que deben tomar clases en línea.

Para entender un poco esta tendencia de espacios óptimos para el home office, me acerqué a Studio 20.25, un despacho de interiorismo residencial y corporativo con casi 10 años de experiencia en México y Estados Unidos. Sus fundadoras, Linda Shamai y Raquel Amiga, tienen muy claro que el confinamiento ha derivado en un crecimiento sorpresivo y exponencial del diseño de interiores. 

“Desde hace varias semanas, nos han pedido diseñar espacios exclusivos para el home office. Espacios que sean cómodos y funcionales e inteligentes, que estén bien ventilados, iluminados y distribuidos. Ha sido todo un reto. Recordemos que hay familias enteras que están encerradas en una misma casa. El papá se la pasa en Zooms, la mamá mandando correos y los hijos tomando clases en línea. Cuando todo esto sucede en un mismo espacio, se vuelve un poco caótico. No estábamos acostumbrados a realizar nuestras actividades en casa y por eso esta pandemia representa un cambio de paradigma en la forma en cómo concebimos y construimos nuestros espacios”, dice Raquel. 

La industria del interiorismo ha tenido que adaptarse a las nuevas necesidades. GAIA Design, una de las tiendas de diseño más reconocidas en México, lanzó hace unas semanas una línea de accesorios y muebles que se requieren para el trabajo en casa. Tiendas especializadas en el hogar como Home Depot o IKEA han seguido la misma tendencia. 

En la Ciudad de México, las zonas que más demandan servicios de diseño de interiores son Lomas, Interlomas, Santa Fe y Polanco, de acuerdo con datos proporcionados por Studio 20.25. 

Sin duda, ha quedado demostrado que el trabajo en casa es igual o más productivo que el trabajo en una oficina. Ante la crisis, muchas empresas optarán por el home office para ahorrarse los miles de pesos que pagan cada mes para rentar una oficina. Linda y Raquel creen que el home office no es un fenómeno temporal, sino una tendencia al alza.  

Aquí la pregunta es: ¿acaso los hábitos virtuales llegaron para quedarse? 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados