Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Deep Web: Consecuencias de la poca privacidad en la red

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
El mes pasado el FBI arrestó en la ciudad de San Francisco a quien creen es el responsable detrás del sitio de compra venta Silk Road, donde de forma similar a Amazon o E-Bay uno puede comprar o vender productos y servicios, pero de forma anónima y sin que el dinero sea rastreado.

Por Juan Cárdenas
Twitter: @Desautomatas
www.desautomatas.com

El mes pasado el FBI arrestó en la ciudad de San Francisco a quien creen es el responsable detrás del sitio de compra venta Silk Road, donde de forma similar a Amazon o E-Bay uno puede comprar o vender productos y servicios, pero de forma anónima y sin que el dinero sea rastreado.

Ello evidentemente generó que algunos de los productos en oferta sean drogas, armas, o identificaciones falsas, incluso se ha hablado de pornografía infantil. Actividades criminales abiertamente visibles, lo cual llevó a este arresto. Aunque el caso está en proceso y varias de las pruebas son sólidas, no les está siendo tan fácil ya que Silk Road se encuentra en la llamada Deep Web, en donde todo lo ahí ubicado no puede ser indexado en los motores de búsqueda comunes como Google o Yahoo, pero además permite total anonimato.

Este caso de mucha cobertura en los medios de los EUA es un claro ejemplo de la radicalidad del uso de las herramientas y la tecnología en respuesta a medidas coercitivas. La Deep Web fue creada por el ejército norteamericano y es aún defendida por el beneficio que puede y genera no sólo a esta institución federal, sino a la policía, agencias de investigación, y cualquiera que quiera mantener sus actividades en la red anónimas.

silkroad

Sobre este punto, mucho se lleva hablando sobre la forma en cómo Facebook o Windows usan y comparten sus bases de datos, cómo de forma cada vez más insistente buscan crecer y completar esas bases, cómo el gobierno norteamericano las usa para investigar, monitorear o buscar actividades criminales o consideradas en contra de sus políticas. Es un debate constante, justificado y entendible. Pero también lo es que lugares como la Deep Web permitan justo esa ventaja, y como en todo crecimiento tecnológico del ser humano hasta ahora (al menos así demostrado por la Historia) sirve a diferentes intereses, estén o no acordes con las leyes en rigor.

Por ello la Deep Web ha sido un éxito en este tipo de actividades, sin siquiera ser un secreto, simplemente aprovechando la capacidad del anonimato. Y aunque para muchos de los usuarios de Silk Road, Ross Ulbrich, el acusado administrador de este sitio bajo el apodo de Dread Pirate Roberts es un revolucionario, o una suerte de héroe en contra del sistema, la realidad es que enfrenta una dura posición por varios de los crímenes ahí cometidos y las facilidades otorgadas para ello.

Que el ejército norteamericano haya creado la Deep Web no significa que uno pueda usarla para jugarles en contra (aunque en este caso, y ahí radica la broma, sí), todos sabemos esto, sabemos cómo funciona la realidad. Ellos pueden espiarte, tú a ellos no. Pero ¿hasta cuándo?

Y aunque ahora comento un caso de implicaciones criminales, en otro niveles esto pasa y seguirá pasando mientras no tengamos la opción, mientras sean otros quienes deciden por nosotros lo que es privado y lo que no. Así sea una simple red social o nuestro correo.

Sea cual sea la posición que ustedes tienen sobre las diferentes acusaciones a Silk Road y otros en similares posiciones, estoy seguro que estarán de acuerdo que muchas sino es que todas sus propias actividades en la red deberían ser anónimas, no porque sean ilegales, simplemente porque son suyas. En teoría ustedes comparten lo que quieren ¿correcto?

Y no pasa así. Desde los correos electrónicos que pueden ser vistos por quien tenga acceso al servidor de su empresa o servicio, hasta redes sociales, ubicaciones, preferencias, actividades, viajes, etc. Todo está ahí y no es privado, alguien puede verlo y muchos no están de acuerdo. Yo no creo que Ulbrich o quien sea Dread Pirate Roberts sea un héroe, pero sí entiendo la búsqueda del anonimato, rebeldía y evidencias que sucede actualmente en el mundo, y en cierta medida la comparto.

Más notas relacionadas:
Salinas y la justicia en Internet
La comunicación más básica
La realidad vende

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Artículos Premium

Artículos Premium

Más de Merca2.0

Artículos relacionados