Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

De Sheinbaum mangoneada al tibio de Marcelo, las corcholatas en el imaginario colectivo

El imaginario colectivo se encarga se crear mitos alrededor de personajes políticos igual que de cualquier otra figura pública.

El imaginario colectivo se encarga se crear mitos alrededor de personajes políticos igual que de cualquier otra figura pública, así por ejemplo, Felipe Calderón es y será un alcohólico, sobre todo después de la nota que publicó Carmen Aristegui. Vicente Fox
es mandilón y todo porque su esposa, Martha Sahagún, tuvo intereses políticos durante el sexenio del guanajuatense; y Enrique Peña Nieto es un bobo y torpe y así podríamos seguir.

Estas etiquetas surgen de dichos, de reuniones de las que todo el mundo sabe pero “nadie acudió”, de notas periodísticas sin fundamento y ahora hasta de memes y tendencias en redes sociales.

Los mitos no son ciertos o no del todo pero bien dicen: “de la calumnia algo queda”. En esta nueva generación de aspirantes a la presidencia de la República también hay adjetivos que se colocan y con rareza se pueden eliminar de su imagen pública.

Así Claudia Sheinbaum, a pesar de ser una científica que ha demostrado ser más que capaz para gobernar y como muestra la baja en los índices delictivos en la capital del país, el impulso de las áreas verdes con la creación de parques y con la siembra de
millones de árboles, el transporte público que cada vez se hace más amplío, es vista como una mujer que se deja manipular por su mentor, López Obrador.

Recuerdo aquella vez que tuvo que cambiar los colores ofíciales de su administración de verde a guinda y ante el cuestionamiento su única respuesta fue, “porque así tiene que ser”. Es en esos detalles en los que el imaginario colectivo se basa para hacer toda una historia, en aquella ocasión escuché que el presidente la condicionó: “o cambias los colores para apoyar al partido o te olvidas de tu aspiración presidencial”. Dudo mucho qué tal decisión dependa de eso y por supuesto también de la sentencia.

Por otro lado, Marcelo Ebrard que es un político y diplomático de carrera con vasta experiencia como gobernador de la Ciudad de México, que incluso fue nombrado como el mejor gobernador del mundo, en su momento, es visto como un hombre tibio a quien le costaría trabajo tomar decisiones firmes como presidente, sobre todo respecto a la relación con Estaos Unidos. No puedo estar en mayor desacuerdo, fue justo él quien interpuso una demanda en contra de las empresas armamentistas por influir en el incremento de la violencia en México y eso nadie nunca lo había hecho.

Este escenario político es como una enorme secundaria en la que existen los bullis y los buleadores, estos últimos responsables de la colocación de etiquetas, el principal bulleador vive en Palacio Nacional y utiliza ese poder para reducir a sus adversarios
políticos. Cómo olvidar ejemplos clásicos como el Ricky Riquín Canallín, que por siempre estará en la espalda de Ricardo Anaya quien es visto como un junior soso o Peña Nieto el tristemente célebre payaso de las cachetadas… esos apodos se quedan
por siempre y sólo un escándalo mayúsculo los borra.

El tiempo será, en el caso de las corcholatas presidenciales el que definirá cuál es la imagen que tendrán, cuál persistirá.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados