Cuando la creatividad se termina, se ven estas cosas

La creatividad tiene límites. Muchas veces es más fácil copiar una idea que pensar una nueva. El problema está cuando te descubren.

La creatividad en publicidad, diseño y periodismo es un pilar básico. Sin ella, las producciones se vuelvan sosas y no generan ningún interés en las audiencias.

Sin embargo, el “hada de la creatividad” no bendice a todas las personas y, si a eso se le agregan la falta de tiempo y de presupuesto, ocurren cosas como esta en Argentina.

“Portadas copiadas”. Así podría llamarse la tendencia (¿?) de reproducir la idea de una portada de la revista Vanity Fair de fines de 2008 en estas revistas argentinas.

La portada de Vanity Fair tenía como protagonista a Kate Winslet, la actriz de Titanic, caracterizada como Catherine Deneuve en el film de 1967 Belle de Jour.

Fotografiada por Steven Meisel, la actriz británica desplegó todo su esplendor en la portada del número de diciembre de la edición estadounidense de Vanity Fair de 2008. En páginas interiores no sólo desnudaba su cuerpo, sino también su alma, confesando sus traumas infantiles por tener unos kilos de más.

Años despuñes, un par de “evocaciones” locales. Primero fue la revista Caras, con la modelo y actriz Araceli González como protagonista imitó el estilo Vanity Fair.

Y luego, en julio de 2018, el turno de la revista Gente, con la hija del director del periódico La Nación en la foto: Esmeralda Mitre.

En la historia

Hace muchos años, por ejemplo, la revista para niños Billiken también hizo lo mismo con una publicación estadounidense: The Saturday Enening Post.

Lo que está claro es que en el caso de las revistas Caras y Gente, no trata de copias que pretendan pasar desapercibidas, sino todo lo contrario: evocar una portada que pasó a la historia por el valor de la imagen y por el contenido del artículo. La entrevista a Kate Winslet en este caso.

Sin embargo, también demuestra la falta de originalidad y de nuevas ideas en los medios actuales.