Creatividad para millennials

El tiempo parece que jamás alcanza para tomarse un respiro y crear. Esa es la percepción de algunos creativos de la industria; es cierto que todo pasa muy rápido, también que hay muchos distractores, ¿seremos capaces de provocar creatividad?

La creatividad se vuelve una herramienta cuando se entiende el proceso creativo. Si tu objetivo es nunca perder la fuente creativa, te dejo estas estrategias que combaten al monstruo de la procrastinación.

Entender el problema

El proceso de encontrar una solución implica leer, investigar, observar, reflexionar, actuar la situación, hablar con personas, incluso discutir un hecho. Para saber a qué nos enfrentamos es necesario conocer a la bestia. En ocasiones sucede como cuando buscas una cosa y encuentras otra; buscas una idea creativa y te resulta otra para otro problema, es maravilloso conectar dos soluciones, sin olvidar tu objetivo primordial. Estar en esta búsqueda calma las ansias de que el tiempo corre.

Generar ideas sistemáticas

Una vez que tengas una visión periférica de la situación, puedes generar sesiones de brainstorming en intervalos cortos de tiempo; obtendrás material interesante con 15 o 20 minutos de tormentas creativas donde se aceptan todo tipo de ideas. No hay censura, hasta lo más descabellado es bienvenido. Recomiendo hacer estos ejercicios cuatro o cinco veces en hasta dos días.

Administrar el tiempo y adelantarse siempre

Es común que cuando tienes una fecha límite, tu cerebro quiera estirar el tiempo lo más posible. También sucede que cuando ya tienes camino recorrido en este oficio, te confíes de tu experiencia. En ambos casos sugiero espantar al fantasma postergador. No escuches a tu yo interior que te dice – sí veré un capítulo más, total que tengo tiempo. Un tip que siempre utilizo es empezar cuanto antes, incluso cuando has salido de la reunión con el cliente. La mente funciona mejor si tienes las ideas recientes. Postergar es letal para la creatividad.

Conciencia de la solución

Cuando has logrado recabar suficiente material con diferentes opciones, es momento de empatar aquellas ideas libres con una solución a medida. Que esa edición no quite la magia a tus propuestas. Es muy probable que existan algunas opciones preferidas, dales espacio para repensarlas. Recuerda que el mundo de la creatividad es infinito, siempre habrá algo más que proponer, así como tampoco hay aciertos o errores; solo soluciones.

Escribir material para futuro

Aquellas ideas “desechadas” son diamantes en potencia para tus futuros proyectos. Respalda todo tu trabajo creativo con imágenes y notas. Es muy enriquecedor leer al paso de los días aquellos apuntes que hiciste, te brinda conexión entre tus futuros problemas a resolver. También te dice mucho de ti.

Recuerda que las ideas no se crean ni se destruyen, solo se transforman. Hasta el próximo martes.