Coronavirus: Fake News, el QAnon y toda una teoría de conspiración

coronavirus
  • La alerta mundial por el coronavirus ya provocó la muerte de unas cien personas

  • La situación ha provocado incertidumbre entre la población, haciéndola susceptible a las fake news

  • Este tipo de contenidos, ya representan un costo a la economía por alrededor de 78 mil mdd

El mundo está preocupado por la evolución de la alerta mundial por el brote del coronavirus de Wuhan que ya ha provocado que más de cien muertes y casi tres mil casos confirmados.

Aunque los especialistas han señalado que el gobierno chino reaccionó de manera oportuna y adecuada a la contingencia, el creciente número de contagios confirmados en diversos países ha hecho crecer diversas teorías alrededor del virus.

Conspiración farmacéutica

Una de las teorías que ha cobrado relevancia en internet, incluyendo Facebook, Twitter y YouTube, es la que partidarios del QAnon y Anti-vacunas en la que sostienen que el brote de coronavirus se trata de un plan para liberar el virus, cuyo origen se remonta a 2015, año en que el Pirbright Institute (de Reino Unido) presentó una licencia para una presunta vacuna para evitar enfermedades del sistema respiratorio en aves y otros tipos de animales.

El tema fue impulsado en Twitter por el partidario del QAnon, Jordan Sather, quien afirmó que la liberación de la enfermedad fue “planeada” y añade que: “El cesionario de esta patente fue el instituto financiado por el gobierno fuera del Reino Unido”, aludiendo que el objetivo sería que la situación sea aprovechada por las grandes farmacéuticas. Además, otros usuarios han relacionado a la organización con una subvención de la Fundación Bill y Melinda Gates.

Al respecto, BuzzFeed consultó con la doctora Erica Bickerton, quien forma parte de los especialistas que trabajan en el proyecto para Pirbright y explicó que aunque existe una patente sobre el coronavirus de las aves, esta es exclusivamente para investigar cómo se reproduce el virus y que jamás tuvo contacto con personas; subrayó que la información que circula en internet es falsa. Del mismo modo, el medio cita a Teresa Maughan, portavoz de Pirbright Institute, quien rechaza que la investigación haya sido financiada por la Fundación Gates.


Te puede interesar:

Una peligrosa cura milagrosa

Este tipo de información relacionada con grupos pro QAnon sigue propagándose, en días recientes otra sería se ha divulgado en plataformas digitales. En este caso es la presunta cura para el virus a través de la ingesta de la conocida como “Miracle Mineral Solution” o “MMS”.

Se trata de una substancia (dióxido de cloro) que ha sido promovida como cura de diversas enfermedades y padecimientos, como el cáncer, VIA e incluso para el autismo.

Sin embargo, se trata de aun líquido sumamente peligroso para la ingesta humana, de hecho la FDA (Food and Drug Administration) de Estados Unidos ha advertido en diversas oportunidades a los consumidores sobre el consumo de MMS ya que puede tener efectos negativos como “vómitos severos” e “insuficiencia hepática aguda”.

No obstante, esto no ha detenido a los partidarios de la QAnon a difundir en redes sociales a esta substancia como una presunta cura contra el coronavirus.

El problema de las Fake News

Más allá del hecho de que este tipo de información está cuestionando la ética con la que trabajan organismos como el Pirbright Institute, así como al industria farmacéutica y a figuras de influencia global como Bill Gates, el mayor conflicto es que se pone en riesgo la salud de las personas que puedan hacer caso a estas teorías.

Lo anterior debido a ninguna de las teorías defendidas por el QAnon (que incluso dio origen al Pizzagate) y la MMS se ha comprobado como una substancia peligrosa para la salud humana.

Al respecto, Juan Ramón de la Fuente, embajador de México ante la ONU, citado por El Universal, señaló recientemente que este tipo de brotes epidémicos además de representar un problema técnico-sanitario (que también afecta la economía global), puede “politizarse fácilmente”, debido a que “las noticias sobre estos fenómenos son, por lo general, sensacionalistas, y la gente se preocupa”.

Por ello, señala, es necesaria mucha información “veraz y oportuna”, así como “clara y didáctica, comprensible”.

En ese contexto vale la pena señalar que, las fake news, además de implicar un alto costo moral y de desinformación entre la población, igualmente se han convertido en un problema económico. De acuerdo con un reciente informe de la empresa especializada en ciberseguridad CHEQ y la Universidad de Baltimore, este tipo de contenidos ya representan una costo a la economía global de 78 mil millones de dólares anualmente.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.