Confianza, tu clave para alcanzar el éxito laboral

La confianza es un factor primordial para crear relaciones interpersonales, sin embargo, en el ámbito laboral, esta habilidad determinará el éxito de una persona.

Constantemente en mis artículos recalco la importancia del cuidado de la imagen personal y esto conlleva cuidar la comunicación verbal y no verbal, pero ¿qué tan importante es generar confianza en el ámbito laboral?

Si en nuestras relaciones interpersonales con amigos, familia, pareja (que son personas que nos conocen de toda la vida) es esencial generar confianza, de igual manera lo es con nuestros jefes y compañeros de trabajo que nos acaban de conocer o tienen pocos años de conocernos, pero ¿cómo trabajar en ello?

La confianza laboral es un tema que sin duda debemos trabajar día con día, por ello, te comparto algunos puntos que debes considerar para generar confianza en aquellos con los que trabajas y al mismo tiempo los puedes aplicar en tu vida personal.
Vestir según el evento: Tu apariencia hablará mucho de ti. Cuando te preocupas por saber qué ponerte, estás cuidando tu imagen.

Mantener contacto visual: Bien dicen que “los ojos son la ventana del ama” y, aunque no sea ley, generas mayor confianza cuando hablas y ves fijamente a la otra persona.

Generar seguridad: Ya sea al hablar o incluso al estar parado, tu cuerpo te delata y si estás inseguro con lo que dices o haces ¡lo harás evidente!

Cumplir promesas: Cumplir con lo que dices y haces da mayor credibilidad a tu persona.

Ser puntual: Respetar tu tiempo y el de los demás refleja respeto propio.

Cuidar tu persona: Aquí nos referimos a la higiene personal, hablar con propiedad, no faltar al respeto ni con palabras ni con acciones y aplicar las reglas básicas de cortesía.

Ser congruente: El comportamiento y la comunicación deben estar alineadas. Mantén coherencia y congruencia tanto en lo que dices como en lo que haces.

Tener autoridad sin autoritarismo: Procura ser un líder y no alguien autoritario. No interpongas tus ideas y pensamientos ante los demás.

Ser humilde: Reconocer cuando nos equivocamos es una fortaleza más que una debilidad.

Emprender y prepararte: Necesitamos estar en constante preparación, el mundo cambia y la información junto con él, por lo tanto, mantenerte siempre al día será de gran valor.

Equilibrar tu trabajo con tu vida personal: Cuida tu trabajo sin descuidar a tu familia o a las personas que te interesan.

Recuerda que el equilibrio, la congruencia y seguridad son clave de la confianza y para triunfar en lo laboral y personal.