¿Cómo ser un pescador en una tormenta de ideas?

Muchos son los procesos de pensamiento y entre ellos está la tormenta de ideas o brainstorming la cual puede ser muy productiva. Implementar una sesión para la búsqueda de ideas tiene sus pasos y es importante conocerlos para el éxito de la misma.

Define el número de participantes en la reunión. Como máximo de seis a siete, incluyéndote. Procura que intervengan personas ajenas a tu oficina, una o dos, pues si invitas sólo a los que trabajan contigo, tendrán ideas muy parecidas.

Establecer un límite de tiempo es importante, define de antemano 30 minutos cuando mucho, esto ayuda sobre todo a quienes trabajan mejor bajo presión.

Evita que los participantes lleven celulares o computadoras, la concentración en el tema es básico.

Al citar a los participantes, hazlo 2 o 3 días antes, comunícales el objetivo, encontrar ideas para… Y ofréceles lecturas o información sobre el tema, un contexto. Esto ayudará a que las personas ya vayan preparadas con ideas y no tengas que comenzar de cero. Si tú convocas, comienza la sesión dando tus ideas, esto estimulará la participación de los demás.

En ocasiones decir NO a las malas ideas desmotiva, sin embargo, el hacerlo ahorra tiempo y logra algo importante: mantener el foco en el objetivo y el nivel de originalidad.

El silencio de los participantes no es negativo, es un momento en que todos están pensando en sus ideas o cómo mejorarlas, dale unos minutos y rompe el silencio, de pronto puede ser incómodo.

Motiva a todos a arriesgarse, procura invitar a personas que tú sepas que se atrevan a salirse de lo establecido.

Invita a los participantes que así lo deseen a entregar antes o después de la reunión ideas de una manera anónima. A veces la timidez o la vergüenza impiden el surgimiento de buenas ideas y sería un desperdicio no aprovecharlas.

Tu papel como convocante y moderador del grupo es, además de aportar buenas ideas, ir de pesca, muchas veces alguien lanza una idea, suelta una frase o palabra incluso sin fijarse en lo que dice y a ti que estás sensibilizado por el tema y la necesidad de conseguir una solución útil, puede dispararte una nueva idea, sí, puedes construir sobre ella. Tu anzuelo será estar muy atento a cualquier comentario, al que sea, pues éste puede resolver el tema.

Si al terminar la lluvia de ideas no hay ninguna valiosa, útil, no implementes una por hacer algo. Acepta que no surgió la idea que esperabas. Convoca a otra reunión en 3 o 4 días poniendo en la mesa la que más posibilidades tienen de la sesión anterior, pueden analizarse ya con la cabeza fría y trabajar sobre ellas, incluso compararlas con las que surjan en la nueva lluvia de ideas.

Gracias por leerme, cualquier comentario será bienvenido. Puedes escribir en Facebook en la página: colegiodecopywriting.

Hasta el próximo miércoles.