¿Cómo puede darle batalla DC Comics al Universo Cinematográfico de Marvel?

“Joker” ha resultado un parteaguas para DC Comics en más de un sentido. Por un lado, se trata de un thriller psicológico, completamente alejado de elementos fantásticos o irreales, dejando de lado a “Logan”, e incluso hasta a “El caballero de la noche”, los filmes “más serios” basados en un cómic que existían hasta el momento. Por otro, es una sorpresa en taquilla, atrayendo masivamente al público a una película de cómic que parece todo menos eso. Y luego, claro está, están los números que, sin duda, tendrán a más de un ejecutivo cuestionando todo el modelo de negocio y replanteando qué pueden hacer para que la batalla frente al imparable Universo Cinematográfico de Marvel que, recién ha anunciado las seis películas que conforman su Fase 4 y que se estrenarán tan sólo en dos años, pueda ser mucho más real. Mientras las próximas películas de Marvel preparan una nueva “gran aventura” sin un destino aún conocido, las de DC Cómics están “por todos lados” y, quizás, esa sea precisamente su ventaja.
El presupuesto de “Joker”, según indica Box Office Mojo, fue de casi 55 millones de dólares; en EE.UU. hizo, en su primer fin de semana, cerca de 94, rompiendo todo récord de una película estrenada en octubre, más otros 140 globales; un total de 234. La película más cara del estudio, “Liga de la Justicia”, con 300 millones de dólares, apenas e hizo, en ese mismo periodo, 95 en EE.UU. y 185 en el resto de los mercados; 280 en total. Es decir, por una diferencia de presupuesto de 245 millones de dólares, “Joker” se río a carcajadas del grupo de súper héroes que apenas y recaudó 46 millones más y costó cinco veces más. La tragedia no termina ahí. “Liga de la Justicia” debí detonar el universo fílmico de DC Comics, tras ella se esperaban películas para cada uno de los integrantes, de las cuáles sólo sucedió una (“Wonder Woman” se estrenó antes), que curiosamente es la que ya estaba en producción, “Aquaman”, y que, para suerte del estudio funcionó. Pero Cyborg, Flash y cualquier otra aparición de Batman o Superman quedó, hasta el momento, sólo en planes. Con ese presupuesto la expectativa era al menos acercarse al billón.
Mientras “Joker” se ha colocado en un lugar especial, siendo la única película basada en un cómic que ha sido reconocida en un festival de cine, el de Venecia, además de sonar como fuerte candidata para la temporada de premios, “Liga de la Justicia” apenas y obtuvo un 40% en el meta sitio Rotten Tomatoes, que precisamente critica la principal fortaleza de “Joker”, la construcción de personajes y el exceso de secuencias de acción. “Joker” se suma a los éxitos de DC Comics que se cuentan con los dedos de la mano y que incluyen también “Wonder Woman”, “Aquaman” y “Shazam!”; en un punto intermedio está “Suicide Squad”, de la cual viene una suerte de secuela, que también es un reboot, en un par de años.
La idea de conseguir lo mismo que hace Marvel, un universo donde un filme conecta con otro, donde se pueden introducir personajes y más aún, un producto ayuda comercialmente al otro, sólo basta ver los espectaculares estrenos de “Black Panther”, “Capitana Marvel” y “Spider-Man: Lejos de casa”, todos sobre el billón de dólares, sin duda es seductora. Pero DC Comics no lo consiguió y si bien su universo fílmico no ha desaparecido tampoco es ya un requisito para que una cinta sea autorizada. La ventaja de DC Comics, ahora, está en que, si algo no funciona, no pasa nada, perfectamente puede relanzar el personaje o incluso puede tener varias versiones en paralelo, como sucede en los cómics. Es decir, el Guasón de Jared Leto aún existe y podría muy bien aparecer en una próxima aventura de Harley Quinn, uno de los pocos elementos que se conservan para la citada secuela.
Por otra parte, al no tener que cubrir con ese requisito, las películas de DC Comics pueden jugar mucho más en tratamientos y tonos, pues el Universo Cinematográfico de Marvel, en cierta forma, sucede bajo el paraguas de Disney, donde todo es más positivo. “Joker” no podría haber existido en Marvel. Es demasiado obscura, demasiado crítica del sistema, demasiado confrontativa (no es poca cosa ser comparada con “Taxi Driver”). Desde “El caballero de la noche”, DC Comics había establecido que su diferenciador era un “tono serio” y obscuro, del cual Marvel ha rehuido, baste ver cómo han transformado a Thor. Esta posibilidad de películas que quizás sólo sean “un evento”, pues, aunque se habla de una secuela para “Joker”, muy probablemente no suceda, abre la puerta a que actores y directores que rehúyen a un tratamiento más comercial o a un contrato que los obligue a hacer varias películas se involucren. Vaya, se ha hablado de la creación de una línea específica, DC Black, para ello. Imagínense qué podría suceder si propuestas similares se hicieran en torno a la extensa y muy rica galería de villanos que tan sólo tiene Batman.
Frente al meticulosamente planeado Universo Cinematográfico de Marvel, las fortalezas de los filmes de DC Cómics están precisamente del otro lado: en la variedad, de tonos, de tratamientos, de personajes, cuyas historias pueden suceder en un mismo universo o no, de las cuales puede haber una secuela o no. En ser y distinguirse por diferentes, en lugar de emular un modelo que los limitaba, que los obligaba a tratar de ver una gran foto, en lugar de centrarse en cada uno de los protagonistas. Así las cosas, con seis proyectos programados para los siguientes tres años, todos secuelas o spin-offs, habrá que ver de qué manera las carcajadas del Guasón tienen eco no sólo en el universo cinematográfico de DC Comics, sino en el panorama fílmico.

loading...