Share, , Google Plus, Pinterest,

Este artículo tiene 2672 vistas

Print

Posted in:

Cómo programar nuestro cerebro para funcionar mejor

Adoptar una conducta positiva, cambia los patrones de comportamiento que tenemos y por lo tanto la forma en que respondemos ante las experiencias que se presentan

Nuestra calidad de vida es afectada por la forma en que miramos los eventos que nos ocurren. Si bien, la gente que conocemos y las cosas que vivimos influyen en nuestros pensamientos, sentimientos y actitudes, ocurre también que a través de estos influimos en la forma que se nos presenta y percibimos la realidad.

Es por eso que el pesimismo es una de las principales causas que impacta negativamente en la vida de las personas. Afecta la salud, reduce el rendimiento y en general hace que la vida sea más difícil de llevar. Por trillado que parezca, si realmente se quiere tener éxito de forma integral, es crucial entrenarse en el arte de ser una persona positiva.

El tema es que entre más grande sea el reto o la dificultad que se presenta, el adoptar una actitud positiva puede parecer más complejo y menos realista de lo que nos gustaría.

El principal obstáculo para ser positivo radica en el funcionamiento de nuestro cerebro, ya que la ciencia ha comprobado que la tendencia de éste es hacia la supervivencia y auto-preservación y, por lo tanto, hacia buscar y enfocarse en amenazas del medio ambiente.

Si bien, hace miles de años era muy práctico estar a la defensiva para evitar ser devorado por alguna bestia, esa misma fisonomía del cerebro hace que, en la actualidad, surja el negativismo y pesimismo como búsqueda de esas posibles amenazas.

El principal problema del pesimismo es que, como toda conducta, establece patrones que afectan nuestro estado de ánimo y nuestro comportamiento, influyendo así, de forma negativa, en cómo respondemos a las experiencias que se nos presentan.

Para cambiar la mente hacia un estado positivo, es necesario cierto trabajo interno, ya que nuestra forma de pensar, actitudes y sentimientos no pueden cambiar de un día para otro. El poder del pensamiento tiene la capacidad de modelar nuestras experiencias y, aunque generalmente es un proceso inconsciente, es posible realizarlo de manera
consciente.

Los beneficios de una actitud positiva son realmente sustanciales. Adoptar una conducta positiva, cambia los patrones de comportamiento que tenemos y por lo tanto la forma en que respondemos ante las experiencias que se presentan, generando un circulo virtuoso entre pensamiento, acción, estado de ánimo y motivación.

A continuación, enumero las x cuestiones básicas para programar a nuestra mente a funcionar de forma positiva:

1) Observa tus pensamientos
Lo primero y más importante es adquirir el hábito de la auto-observación. Estar constantemente atento de los pensamientos que rondan nuestra cabeza nos ayudará a determinar si actuamos más desde un punto de vista negativo o positivo.

2) Ignora las definiciones de la realidad de otras personas
Cada persona tiene una manera única de percibir la realidad. Escuchar que otros se quejen y decreten que una situación es difícil o complicada, no implica que para ti lo deba ser. El pesimismo puede ser contagioso y si no se sabe poner filtros, es fácil caer contagiado del negativismo de otros.

3) Aprende a visualizar el mejor escenario
Si no eres capaz de pensar (a detalle) en el desenlace óptimo de una situación, es poco probable que lo puedas obtener. Determinar las experiencias y la realidad que percibimos siempre es precedido por una visualización clara del escenario que queremos presentar.

4) Mantén una intención clara
Es importante tener muy presente la intención más importante de lo que queremos trabajar o lograr. Cuando diluimos nuestra capacidad en muchas cosas, no podemos tener la misma fuerza que enfocándolas en una sola. Mantener una intención clara y concisa es la principal forma de manifestar el mejor escenario posible.

5) Ejerce la gratitud
Tener en cuenta la gran cantidad de cosas y situaciones por las que se puede estar agradecido cotidianamente es una de las principales fuentes de alimentación de una actitud positiva. Muchas veces, las personas suelen centrarse en las cosas que no van del todo bien, mientras que pasan por alto todas las positivas.

Hay muchas razones por las que uno puede adoptar una actitud positiva. ¿Cuáles son tus criterios para evaluar tu día y tus experiencias? ¿Qué tan fácil crees que se puede ser positivo en el mundo real? Te invito a que sigas la conversación en Twitter @CarlosLuer o en este espacio. Nos seguimos leyendo por aquí.

Share, , Google Plus, Pinterest,

Written by Carlos Luer

Profesional de Marketing, Brand Management y Licensing a nivel internacional, con experiencia en manejo de marcas globales en múltiples categorías, canales y plataformas.

*Las columnas de opinión reflejan el pensar individual y gustos personales de los columnistas, los cuales no necesariamente son compartidos por el equipo Merca2.0.

153 posts