Cómo llenar la hoja en blanco y perderle el miedo para siempre

En distintos cursos me han preguntado innumerables veces sobre la hoja en blanco, le temen y tienen razón en hacerlo pues es poderosa cuando está vacía, parece anular a quien tiene enfrente, sin embargo, bien escrita, es todavía más poderosa.

Las siguientes son sugerencias de caminos que puedes tomar y que he comprobado que funcionan, lo han hecho para mí:

Antes que nada, ten claro para qué vas a escribir, ¿cuál es tu objetivo?, ¿qué deseas que haga quien lea lo que vas a redactar y finalmente, sería de gran utilidad para ti conocer su postura frente al tema que abordarás, su gusto o disgusto, qué tanto puede desear tu producto o servicio y qué dudas tiene. Al escribir piensa como lo haría él y si es posible, habla con su lenguaje.

– Conocer a la persona te permitirá saber si le cuentas una historia o no, se empático.

– A todos nos gustan las historias, cuéntale sobre lo que te ha sucedido, que has deseado o probado el producto que él quiere, que conoces el destino turístico y cuéntale de tu viaje, comparte lo que has vivido o que conoces a alguien cercano que lo ha experimentado, cuéntale cómo fue y de ser posible, que el lector sea el protagonista de tu historia. 

– Escribe sobre algún caso relacionado con tu marca y del que tengas noticia, cita la fuente, háblale sobre la emoción que sentirá si hace lo que quieres que haga. Dile sobre los resultados que han tenido otros.

– Cuenta una anécdota, no tienes que ser formal o solemne, cuéntala como si se la estuvieras narrando a tu mejor amigo. Incluye la marca de paso, como un comentario más, sin hacer énfasis en ella.

– Comienza la conversación con una pregunta cerrada, que su respuesta sólo tenga que ser sí o no. Eso puede captar su curiosidad. Responde la pregunta tú y cuéntale la razón de el sí o el no, de ahí puede partir el tema.

– Invítalo a imaginar, eso entusiasma. Dile la experiencia que vivirá cuando llegue a la casa con la computadora nueva, la sorpresa de la familia y que imagine cuando abra la caja con sus hijos alrededor, sobre el sentimiento de compartir y la utilidad que tendrá para todos. Que viva la compra desde que lee tu texto.

– Cuéntale sobre una conversación que tuviste con alguien sobre el tema que deseas abordar. 

– Y, finalmente, no busques inspiración, no llegará, te lo aseguro, busca en tu experiencia personal, en tu memoria, que es tu Google, tu browser particular y el más interesante.

Confía en tu inteligencia e ingenio. Haz como si estuvieras en una reunión y participas en la conversación. Escribir es conversar.

Agradeceré tus comentarios en www.facebook.com/colegiodecopywriting

Hasta el próximo miércoles. 

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299