Como Howard Schultz, estos CEO’s y empresarios buscaron la presidencia de sus países, ¿quiénes lo lograron?

Howard Schultz
Captura de video.

La recientes declaraciones del ex CEO de Starbucks, Howard Schultz, acerca de que piensa buscar una candidatura independiente para aspirar a la presidencia de Estados Unidos ha generado diversas reacciones en el ambiente político y empresarial de su país, y al mismo tiempo nos hace recordar que el poder se expresa de diferentes maneras sus caminos se pueden cruzar en más de una ocasión.

Y es que no se trataría de la primera ocasión en que un hombre de negocios,líder empresarial o CEO de algún sector productivo se interesa en la política. No se necesita buscar mucho para recordar que el actual presidente de EEUU, Donald Trump, tiene su origen en el sector empresarial -de la construcción, bienes raíces y entretenimiento, entre otros rubros-.

Como el suyo, hay otros ejemplos de personajes de los negocios que alcanzan el poder político. En  México, Vicente Fox Quesada alcanzó la presidencia para el periodo 2000 a 2006. El ex mandatario había tenido puestos de mando en empresas como Femsa y también había desarrollado negocios agropecuarios en su estado natal, Guanajuato, antes de ser gobernador de esta entidad y buscar, posteriormente, la presidencia de México.

Por su parte, el actual mandatario de la República de Argentina, Mauricio Macri, también tiene origen en el sector empresarial. Dirigió  la Sociedad Europea de Vehículos en Latinoamérica (Sevel Argentina) y también fue presidente del club de futbol Boca Juniors, de la liga argentina.

No todos lo lograron…

Pero no todos los intentos de alcanzar el poder por parte de empresarios y hombres de negocios han rendido frutos. Durante el proceso electoral de 2006 en México, el empresario Víctor González Torres, propietario de Farmacias Similares, se invistió bajo el título de un personaje de su marca -Dr. Simi- y buscó la candidatura independiente y a través de un partido político, objetivo que resultó influtuoso.

Por su parte, el empresario estadounidense Ross Perot buscó lograr la presidencia de su país durante los procesos electorales de 1992 y 1996. Aunque su propuesta conservadora no alcanzó eco entre demócratas y republicanos, sí logró una candidatura independiente que en su primer intento logró un 19 por ciento de la votación.

Como puede observarse, el intento del ex CEO de Starbucks no representa un hito en la vida pública de su país y tampoco lo es en otras latitudes. El reto para el empresario se advierte desde varios frentes, el primero involucra al electorado y para lograrlo deberá posicionarse correctamente para generar, antes que simpatías, el reconocimiento de amplios sectores.

El segundo reto involucrará a la propia clase política de su país, la cual tendrá que decidir si integra a un nuevo hombre de negocios a las aspiraciones de poder en su país, sobre todo después de la experiencia que representa el caso de Trump al frente de la Unión Americana.