Como AMLO, estos mandatarios tampoco irán al WEF de Davos, ¿por qué?

El Foro Económico Mundial -WEF, por sus siglas en inglés-, que tiene como sede la ciudad de Davos, en Suiza, no contará con la presencia de Andrés Manuel López Obrador en el encuentro que se llevará a cabo del 24 al 26 de enero de este año, pero el mandatario mexicano no será el único que no asista y las razones también involucran asuntos de política interna.

Mientras que López Obrador rehusó asistir al encuentro de líderes en Davos por los problemas que enfrenta su gobierno ante el combate al robo de combustibles y el abasto de gasolinas en diversas regiones del país, otros líderes de diferentes países esgrimen sus propios argumentos para no ir tampoco, quizás también en la búsqueda de no afectar la marca personal que ostentan como jefes de Estado.

Por ejemplo, la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, se encuentra ante los legisladores de sus país en medio de la compleja negociación de los términos del Bréxit -la salida de su país de la Unión Europea que debe concretarse antes del 29 de marzo de este año-.

Por su parte, el líder estadounidense Donald Trump también canceló su asistencia a la ciudad suiza por causa del conflicto que enfrente contra el ala demócrata legislativa de su país por sus esfuerzos por adquirir recursos para la construcción del muro fronterizo con México. Ante la crisis, Trump ha establecido el cierre de múltiples actividades  de la administración federal que encabeza.

También el mandatario de Francia, Emmanuel Macrcon, ha visto desgastada su imagen y marca política tras las protestas ciudadanas de los llamados “chalecos amarillos”, que en recientes semanas le obligaron  a cancelar algunos aumentos de precios en el país galo.

Estos tres ejemplos de mandatarios que, como AMLO,  no asistirán al próximo Foro Económico Mundial, ponen en relieve la coyuntura geopolítica que se vive en el presente y demuestran que la imagen política de los líderes y jefes de Estado puede verse siempre mermada no sólo por las acciones que se desarrollen a nivel internacional, sino también por lo que se hace desde dentro, al interior de sus propias naciones.