Durante el Mundial de Rusia 2018 que concluyó ayer, un fenómeno que logró acaparar la atención de las audiencias en redes sociales, cuando menos en el mercado mexicano, fueron las constantes acusaciones de un supuesto boicot por parte de algunas empresas de televisión de paga. Dicha situación se asoció con la rivalidad en audiencia que desde siempre ha caracterizado a Televisa y TV Azteca, pero que en eventos como la Copa del Mundo toman especial relevancia.

Durante la transmisión de la final del torneo mundialista, el comentarista de Azteca Christian Martinoli afirmó que las transmisiones de dicha televisora en sistemas de clave habrían registrado “fallas” en el audio, el cual atribuyó a un nuevo boicot que busca mermar los resultados de audiencia. Sin decir nombres, el mensaje hizo referencia a su competencia directa.


De inmediato, los usuarios de redes sociales reaccionaron al respecto con mensajes en los que las posturas encontradas fueron la constante. Rápidamente la publicación ganó relevancia. Generó mil 800 retweets, 7 mil 246 likes y más de 786 comentarios.

Horas más tarde, el líder de emisión de Televisa, Francisco Javier González respondió a los comentarios de Martinoli con una imagen que firmada con el sello de Televisa Deportes envía un mensaje al titular del programa de análisis deportivo de Azteca: “Hay que saber perder. Hay que saber ganar. No le mientas a la gente, Christian”.

El mensaje fue publicado en el perfil de González y retomado por la cuenta oficial de Televisa Deportes desde donde, hasta el momento, suma 1.1 mil comentarios, 742 retweets y 3.4 mil likes.

 La batalla por registrar los niveles más altos de audiencia comenzaron desde las primeras horas del Mundial.

Ejemplo de ello es que Alberto Ciurana, director General de Contenido y Distribución de TV Azteca publicó en su cuenta de Twitter una imagen en la que destaca que Azteca 7 ganó en rating durante el partido inaugural entre Rusia y Arabia Saudita “logrando 35 por ciento por encima de Canal 2”.

Televisa, por su parte, publicó un comunicado en el que presume que ganó en audiencia durante la primera jornada. En este caso cita datos de Nielsen IBOPE México, en lo que Canas 2 (La Estrellas) “superó a su competencia por 11.41 por ciento”, y que durante el encuentro inaugural la superó “por 33.48 por ciento”.

Aunque tanto Martinoli como Francisco Javier González se han convertido como referentes de sus respectivas televisoras, es cierto que en esta “lucha” de “dimes y diretes” ninguna de las empresas de comunicación ha salido con una postura oficial que desmienta o acredite lo sucedido, hecho que resta credibilidad a la serie de acusaciones que han sido constantes.

Lo que está en juego es la imagen de ambas empresas de comunicación, misma que desde hace tiempo ya padecía las criticas y reproches de las audiencias.