x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Emprendedor: aspectos de tu niñez que debes recordar por siempre

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estrés era una palabra que carecía de significado, más que para los adultos. Y los sueños no tenían límites. Eras todo. Todo lo podías hacer. Tus poderes eran infinitos, así como tus habilidades. Hoy que eres emprendedor debes tener en mente lo anterior.

Cuando eras niño, un día parecía durar una eternidad. Parecía que te daba tiempo para todo. Al mismo tiempo, nada importaba. No había objetivos concretos más que disfrutar de todo y de todos. La vida carecía de horarios, presiones y compromisos. Estrés era una palabra que carecía de significado, más que para los adultos. Y los sueños no tenían límites. Eras todo. Todo lo podías hacer. Tus poderes eran infinitos, así como tus habilidades. Hoy que eres emprendedor debes tener en mente lo anterior.

El futuro no importaba porque lo único seguro era el presente. Es todo lo que te importa, un niño es un emprendedor nato porque se atreve a todo y lo único que se cuestiona es si lo que está haciendo es lo suficientemente divertido como para hacerlo mañana. Eso último es una las grandes enseñanzas de esta etapa de la vida y de la cual debes aprenderlo todo para el momento en que desees emprender.

Jugabas a todo

Del día hasta la noche, lo único que te preocupaba era jugar. Absolutamente todo era una gran oportunidad para experimentar, descubrir y pasarla bien. Así es como debes emprender: con la certeza de que estás haciendo lo que te divierte, lo que te hace soñar y a lo que entregarías tu vida entera.

Te divertías hasta con los mínimos detalles

Estamos vivos para disfrutar de cada uno de los minutos que ganamos con cada día. Cada detalle era digno de sorprenderte. Y así es como debes seguir en la carrera de los negocios: emprende con seriedad, pero velo como un juego. El juego de tus sueños. Goza al echar a andar tu sueño.

Soñabas y no tenías límites

El emprendimiento es jugar con inteligencia peor también con cierta inocencia para gozar del camino hacia el éxito. Un niño solo siente la necesidad de gozar y pasarla bien en lo que hace. Es un soñador que vive como si no hubiera límites. Así es como el emprendedor debe vivir su sueño hecho realidad: con la certeza de que será para siempre. “Sueña como si fueses a vivir para siempre. Vive como si fueses a morir hoy”, dijo alguna vez el actor de cine James Dean.

Tu energía era inagotable

De niño corrías, saltabas, trepabas, reías y parecías jamás estar cansado. ¿Cómo vives hoy? Debes recuperar esa energía para que tu emprendimiento esté lleno de alegría. Busca de manera inagotable y tenaz aquello que sabes que te hará vivir con plenitud mental y espiritual. Nunca te canses hasta que veas tus metas cumplirse.

Te atrevías a todo

Eso es lo que hace la niñez tan especial: no había motivo de temor alguno. Y a veces eso es lo que hace la edad adulta se viva con tanta cautela. Pero como emprendedor debes entender que para ganar la carrera del éxito ser cauto te puede robar muchas posibilidades de crecimiento. Atrévete a ir por aquello para lo que sabes que fuiste hecho. No pierdas oportunidades por ir por terreno seguro.

También te puede gustar:

Tom Cruise viajará al espacio a bordo de una de las naves de Elon Musk

Estas son las habilidades que debe reunir un equipo de alto rendimiento

Tailandia se dice ofendida por publicaciones de Facebook y Twitter y decide demandarlas

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados