China se suma a la demanda de Huawei al gobierno de EU

Este llamado se da en un momento en el que Washington busca frenar lo que considera como una creciente amenaza de China a la competitividad y la seguridad de su economía.

Huawei
Foto: Bigstock
  • El gobierno chino se sumó a la demanda que Huawei hizo al gobierno de EU.

  • La tecnológica demandó al gobierno por limitar sus negocios en el país norteamericano es inconstitucional.

  • El conflicto con Huawei no se trata de teléfonos, sino de equipos y software de telecomunicaciones.

El gobierno chino se sumó a la iniciativa judicial interpuesta con Huawei contra el gobierno de Estados Unidos, señalando que las empresas de su país deben recurrir a las “armas legales” y no ser “corderos silenciosos” en la disputa.

De acuerdo con el consejero estatal, Wang Yi, el fabricante de equipos de telecomunicaciones chino ha demandado al gobierno estadounidense, argumentando que una ley que limita sus negocios en el país norteamericano es inconstitucional.

Este llamado se da en un momento en el que Washington busca frenar lo que considera como una creciente amenaza de China a la competitividad y la seguridad de su economía.

La demanda abre otro frente en las pugna entre China y Estados Unidos, que pasaron gran parte del año pasado imponiéndose mutuamente aranceles a sus importaciones por valor de miles de millones de dólares.

La demanda abre otro frente en las pugna entre China y Estados Unidos.

En diciembre, la presidenta financiera de Huawei, Meng Wanzhou, fue arrestada en Canadá a petición de Estados Unidos y se enfrenta a una posible extradición.

Wang indicó que las recientes acciones dirigidas contra determinadas personas y empresas son una “supresión política deliberada” y que el gobierno chino adoptará “todas las medidas necesarias” para salvaguardar sus intereses.

“Al mismo tiempo, apoyamos a las compañías y personas relevantes para que recurran a las armas legales para salvaguardar sus derechos e intereses, y que no sean corderos callados”, agregó Wang. “No solo debemos proteger los derechos e intereses de una compañía, sino los intereses legítimos de desarrollo de un país y su gente”, declaró.

En contraste, las firmas foráneas en China llevan tiempo con miedo a hablar sobre las injustas condiciones que sufren en el país asiático, por temor a sufrir represalias política y no poder defenderse de manera apropiada en los tribunales, bajo control del Partido Comunista.

El conflicto con Huawei no se trata de teléfonos, sino de equipos y software de telecomunicaciones.

El gigante chino es el mayor player mundial en ese creciente mercado, justo cuando se espera que explote con la llegada masiva del 5G. Los otros son Nokia, Ericcson, la china ZTE y Samsung.

Lo que más asusta a Trump es que esta tecnología china este detrás de cada uno de los smartphones estadounidenses, incluso en los de las agencias federales.

Se trata de una “guerra silenciosa” de kits de redes, de protocolos y de certificados que no se ve, pero que subyace detrás de toda esta disputa.

Estados Unidos y algunos otros países (como Australia y Nueva Zelanda) dicen que los protocolos chinos de redes podrían permitir el espionaje asiático. Por su parte, Huawei niega que sus equipos presenten algún riesgo de seguridad.