Chevron redirecciona su estrategia por el derrumbe del petróleo

Rusia y Arabia Saudita multiplican la producción, bajando el precio. Esto perjudica a las petroleras estadounidenses y la industria del shale oil.

  • La baja de precios del petróleo golpea particularmente a las empresas estadounidenses que se endeudaron para poder crecer

  • Chevron apostó por el shale oil, el petróleo no convencional, y la guerra de precios no le conviene

  • Un crudo a menos de 50 dólares el barril hace inviable la explotación de shale oil

A comienzos de 2019, Chevron, la segunda empresa petrolera más grande de los Estados Unidos después de Exxon, anunció la adquisición de Anadarko Petroleum, uno de los principales productores independientes del país. Fue por US$ 50 mil millones.

Con esa compra, Chevron fortaleció su posición en la producción de shale oil en los Estados Unidos, el petróleo no convencional que abunda debajo de un amplio sector del sur de los Estados Unidos.

El acuerdo ubicó a Chevron como una nueva compañía en el grupo de los llamados “Ultramajor” del petróleo y el gas, junto con Exxon, Shell y BP.

Sin embargo, la fuerte baja del precio del petróleo golpea directo en las finanzas de Chevron, junto con las del resto de las compañías estadounidenses que decidieron como prioridad estratégica de expansión apostar por el shale oil.

El problema es que este petróleo no convencional es mucho más costoso de extraer en comparación con el del Golfo Pérsico, el de Venezuela o el de Rusia, por ejemplo. El barril a menos de 50 dólares, de hecho, vuelve casi inviable el negocio.

Este martes, Chevron se convirtió es la primera gran petrolera en confirmar que está redireccionando su estrategia por el colapso de los precios.

El petróleo cayó cerca del 25% en una semana después de que la Opep (Arabia Saudita, Irak, Venezuela) y el resto de los grandes productores liderados por Rusia, no lograron ponerse de acuerdo para recortar la producción en medio de la baja en el consumo por el efecto “coronavirus”.

Producción de barriles diarios de los países de la Opep. Arabia dice que alcanzará los 11,2 millones en abril. Statista. Rusia, por fuera de la organización, también llegará a ese número.

Esto derivó en un anuncio de sobreproducción de Rusia, seguida luego por Saudi Aramco (la petrolera estata saudita). Entre ambas producirán más de 22 millones de barriles diarios.

Esta es una medida que es vista como un intento de obstaculizar el rápido crecimiento de la industria estadounidense del shale oil que convirtió al país de Donald Trump en un exportador de crudo en los últimos años.

“Estamos revisando alternativas para reducir los gastos de capital, esto podría bajar la producción a corto plazo, pero conservar los proyectos a futuro”, dijo Chevron en un comunicado publicado por Reuters.

Chevron necesita de un precio del petróleo de alrededor de US$ 55 por barril para cubrir completamente sus gastos, así como el pagos de dividendos y recompras de acciones, según el JP Morgan.

“Chevron ya ha sufrido recesiones similares antes y está bien posicionada para un entorno de precio bajo”, dijo.

Bigstock

La caída en el precio del petróleo someterá a las principales compañías de energía del mundo a una fuerte presión financiera, incluidas las latinoamericanas Pemex, YPF y Petrobras.

Chevron espera alcanzar la producción de 1 millón de barriles por día en el valle Pérmico, el principal campo de shale oil de Estados Unidos, para mediados de la década y mantenerlo así hasta 2040. Su producción allí alcanzó los 514 mil barriles diarios a fines de 2019, un 36% más un año antes.

“La baja de precios golpea particularmente a medianas empresas estadounidenses que se endeudaron para poder crecer”, dicen en Cenital. “El rechazo de Rusia a las demandas saudíes tiene que ver, según medios locales, a que eso hubiera sido compensado por un aumento del market share del shale oil estadounidense”.

Sigue a @PabloPetovel

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299