x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Cerró la fábrica que producía para Puma en Argentina

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Herzo, la compañía dedicada casi con exclusividad a fabricar productos para la alemana Puma, cerró sus puertas en Argentina.

Buenos Aires, Argentina.- La industria textil la está pasando mal en la Argentina. La apertura de las importaciones y el derrumbe del consumo interno determinaron el cierre de la fábrica que producía para la marca Puma.

La compañía Herzo, aliada de Puma, anunció el cierre de su planta en Concarán, a 150 kilómetros de San Luis, al centro-oeste argentino. Resultado: despidió a casi 200 operarios.

Herzo era una de las primeras industrias radicadas en esa provincia en 1986, bajo un régimen de promoción industrial lanzado para generar empleo en zonas alejadas de la Capital Federal. El pequeño pueblo, de no más de 2.000 habitantes, está desesperado.

Las causas del cierre requieren un análisis más amplio y profundo que un simple tema de oferta y demanda. Una de las claves es la apertura de importaciones, una práctica que se acrecentó con el gobierno de Mauricio Macri y está generando muchos problemas en vastos sectores de la producción.

La importación con aranceles bajos o nulos limita a las compañías que producen en el país, porque no pueden competir en precio con sus rivales.

Por otra parte, la pérdida del poder adquisitivo y la reducción del mercado interno. El consumo sigue bajando en la Argentina desde comienzos de 2016 y nada hace prever que repunte. Sólo en supermercados se habla de una caída de entre el 5 y el 7 por ciento interanual.

puma-herzo
La fábrica en San Luis producía para Puma indumentaria y calzado. Imagen: Herzo.

En este contexto, según el análisis de diferentes consultoras, “la fabricación de productos textiles registró una baja de alrededor del 6 por ciento en los primeros nueve meses del año 2016, en comparación con igual período de 2015”, publicó Clarín. En el mismo contexto, las importaciones de prendas de vestir subieron casi un 15 por ciento.

Problema grave

Herzo estaba abocada a la fabricación de productos para la marca deportiva Puma y ya había amenazado con cerrar en junio. En ese entonces, Marcelo Iglesias, responsable de la planta dijo a El Liberal: “La situación se empezó a complicar a partir de diciembre de 2015, cuando se abrieron las importaciones y todo lo que nosotros fabricamos ahora Puma lo trae de afuera, y los precios a los que eso entra al país hacen que nosotros no podamos competir”.

El panorama es negro para las empresas textiles en Argentina. En septiembre pasado, N&Platex cerró su fábrica de hilados en la provincia de Chaco (al noreste del país), que funcionaba desde hace 20 años. La razón es la misma: “El CEO de la que es una de las empresas textiles más grandes del país, Teddy Karagozian, señaló que la medida obedece a la fuerte caída de la demanda que se combinó con un aumento de las importaciones”, publicó iProfesional.


Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados

Disney está cambiando el juego del cine

Títulos que son una fuerte inversión, sin cuyo estreno los principales ingresos están detenidos, pero cuyo estreno implica un riesgo enorme ante el escenario actual y los cambios inesperados que pueden suceder de un momento a otro a causa de un rebrote.