Celebrities, los superhéroes de las marcas: Caso Lala y Chris Evans

Un estudio de la World Federations of Advertisers reveló que los influencers celebrities representan el 28 por ciento del gasto anual de influencers en comparación con el 40 por ciento de los micro influencers.

Estée Lauder se concentra en influencers, de acuerdo con palabras del propio el presidente y director ejecutivo, Fabrizio Freda, para The Drum. Reveló que ha invertido mucho más en marketing en el último trimestre, en digital, y señaló que esto ha sido de verdad significativo para la compañía, pues les funciona.

Una vez más quedó demostrado que las celebrities son esenciales para las marcas, con el caso de la compañía de leche, Lala, que sorprendió a los usuarios digitales y a los propios medios, que especulaban sobre la visita del actor Chris Evans a México.

Al final, el actor estadounidense vino como parte de un contrato con la marca de leche, para la que hizo un spot comercial promocionando un nuevo producto.

El plus del producto es un proceso generado en su Centro de Investigación y Desarrollo, que según la marca, garantiza un producto completamente libre de lactosa conservando el sabor natural de la leche y que mantiene todos los componentes nutrimentales.

Sin embargo, en las publicaciones que hicieron tendencia el tema, no se menciona este plus, ya que todos están enfocados en la sorpresa que resulta que el actor haya venido a México a realizar esa colaboración con la marca, más que por una novedad de esta índole. Es por ello que es notorio que los superhéroes de la publicidad, son definitavemente las celebrities como Evans.

Es ahí donde podemos detectar que una nueva fuerza se ha apoderado de las celebrities, una vez que quedaron reducidas cuando el auge de los influencers se hizo presente en la publicidad.

Hasta hace poco, bastaba con tener miles de seguidores para que las firmas invitaran a los titulares de las cuentas en redes sociales a sus eventos, les enviaran regalos para que subieran fotos o publicaciones con ellos, los contrataban como embajadores de su marca e incluso les daban exclusivas propias de los medios de comunicación, algo que finalmente se ha terminado.

Cuando las plataformas hicieron evidente que los seguidores no son garantía de nada, porque millones de ellos eran bots, las compañías comenzaron a exigir una mayor garantía a los influencers sobre su verdadero alcance.

Los propios seguidores de estos personajes se empezaron a hartar de ver tanto producto o tutorial con una descarada publicidad para continuar con los beneficios que te da ser un influencer y el caos vino a la industria que valdrá 10 mil millones de dólares para 2020.

Así, el marketing encontró en los micro influencers (de menos de 30 mil seguidores) una alternativa para hacer más confiable la opinión de una figura en redes sociales, pero sin hacer evidente que sus millones de followers atrajeron a una marca parque publicara contenido pagado.

Finalmente, las marcas se pusieron aún más exigentes y encontraron en los micro influencers una nueva salida y garantía. Pero ahora, las celebrities les recuerdan que el poder de marca en alcance masivo es un fuerte competidor en las pautas.

Cifras de una celebridad

Los resultados hablan por sí solos, basta con ser una celebridad del nivel de Evans para fulminar de una vez por todas cualquier carta influencer. El propio actor es un ejemplo en cifras:  El 2018 fue un buen año para el Universo Cinematográfico de Marvel gracias al éxito en taquillas de Avengers: Infinity War, la secuela que representó para el negocio de Disney más de 2 mil 046 millones de dólares, sólo en salas de cine.

Su poder es tal que los actores que protagonizan la cinta son líderes en recaudación global, pues Chris Hemsworth recaudó 2,100 millones de dólares, seguido de Chris Evans, Scarlett Johansson,  Mark Ruffalo y Robert Downey Jr con 2,000 millones de dólares, demostrando el poder de Avengers en la industria.

Así de poderosas son las celebrities hoy en día, se está volviendo a las bases ¿será positivo?