Camino al Super Bowl: Pizza Hut y su cómico spot con Abraham Lincoln como protagonista

pizza-hut-super-bowl

Papa John’s dejó de ser la pizza oficial de la NFL el año pasado, luego de un lapso problemático, pues John Schnatter, fundador y CEO de la compañía (su imagen aparece en las cajas de las pizzas), dijo en una conferencia de prensa que las protestas en la NFL han dañado las ventas de su empresa y que estaba molesto porque la liga no hacía nada al respecto.

Posteriormente se hizo oficial que Papa John’s dio por terminada su relación de patrocinio con la NFL, después de más de siete años de ser socios. Horas más tarde, se anunció que Pizza Hut sería el patrocinador oficial.

Fue entonces cuando Pizza Hut activó una estrategia que buscaba conectar con la afición prometiendo una serie de promociones si los fans enviaban sus mejores “bailes de timbre”, en alusión al momento al que fueron entregadas las pizzas. Y, para motivar a que la gente se quitara la pena y compartiera sus mejores pasos, lanzaron un anuncio protagonizado por JuJu Smith-Schuster, jugador de los Pittsburgh Steelers y que es conocido por sus bailes cuando anota un touchdown.

Ahora, la marca apostará por la comicidad, de cara a la nueva edición del Super Tazón, que se jugará el próximo 3 de febrero en el Mercedes-Benz Stadium, de Atlanta.

Abraham Lincoln protagonizará el spot que lanzarán ese día, destacando su asombro porque con sólo cinco dólares se puede conseguir una gran cantidad de comida de la cadena de pizzas.

La agencia GSD&M está detrás de varios spots con el toque cómico justo para esta campaña.

De acuerdo con el Washington Post, el evento deportivo tuvo 103.4 millones de televidentes el año pasado, según la medición de Nielsen, la cifra más baja desde 2009 y una caída del 7 por ciento en comparación con el 2017.

Por su parte, la NBC, cadena que transmitió el juego, señala que hubo un promedio de 106 millones de televidentes durante el show de Medio Tiempo y que durante el último cuarto la audiencia alcanzó los 112.3 millones. Además, el Super Bowl LII fue el más visto vía streaming, con 2 millones de personas.